LOS SERES QUERIDOS QUE YA NO ESTÁN ENTRE NOSOTROS ES EL TEMA PRINCIPAL DE LA TERCERA EDICIÓN DE LA REVISTA «MONTORO EN LA HISTORIA» (GRANADA)

POR JOSÉ LUCENA LLAMAS, CRONISTA DE MONTORO (GRANADA)

 

Revista de Montoro de la Historia

Llegamos a la tercera publicación de la revista mensual de «Montoro en la historia». Este mes de noviembre la editorial la iniciamos recordando a los seres queridos, aprovechando esta mensualidad para tratar en el apartado de nuestras piezas el llamado «Ángel Orante» del cementerio municipal, hoy expuesto en el museo arqueológico, donde hallaremos planos originales de 1865 y alguna que otra leyenda en torno a esta escultura funeraria.
Así mismo, a fecha 1 de noviembre de 1755 sucedió en nuestra población un estruendoso temblor de tierra conocido en la historia como «Terremoto de Lisboa». Fue desde entonces, y en consideración de no sufrir la villa ninguna muerte, fue cuando se decidió hacer rogativas a la Virgen del Rosario alzándola como patrona de Montoro al año del aniversario de esta eventualidad natural en 1756.
También tratamos el origen de la ermita de San Jacinto, situada en el poyato de su nombre; así como el yamur árabe de Santa María de la Mota, una pieza arqueológica desaparecida de nuestro patrimonio en los años setenta casi con toda seguridad.
En cuanto a las vías publicas ofrecemos el origen de la calle Álvaro Pérez y algunas letrillas que roderon algún que otro suceso acaecido en la Semana Santa de 1932.
Como colaboración tenemos la realizada por el Cronista Oficial de Belalcázar, D. Feliciano Casillas Sánchez, el cual nos habla de la relación del crimen famoso del tren Expreso de Andalucía en 1924 y Montoro, desde donde se llamó a Córdoba para alertar de que algo grave estaba sucediendo.
Para concluir indicar que aún quedan 17 suscripciones para la revista, pudiendo tener acceso a los números anteriores los cuales serían remitidos por correo postal al domicilio de cada persona interesada. Para más información se puede indicar por este medio y me pondré en contacto con ella.
Deseo, así mismo, que esté siendo del agrado de los lectores.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje