ESTAMPAS NAVETAS. Y LLEGÓ, Y PASÓ EL TEMPORAL EN NAVA (ASTURIAS)

POR LEOCADIO REDONDO ESPINA, CRONISTA OFICIAL DE NAVA (ASTURIAS)

Cartel de les Feries de Otoño de Nava 2018

Con independencia del tiempo, del que hablaremos más adelante, lo cierto es que la  última quincena de octubre ha generado abundancia de noticias, que intentaré enumerar a continuación. Siguiendo un orden, diremos que la Asociación de Pensionistas y Jubilados “Alfonso X El Sabio” iniciaba el lunes 15, con variedad de actos, su Semana del Socio, que tuvo brillante colofón con la comida de hermandad celebrada el domingo 21, en la que fueron objeto de homenaje las dos socias y los dos socios de mayor edad de la Asociación.

Después, el viernes 19 nos dejaba María Oliva Montes Fernández, Maruja, a los 86 años. Viuda de Benjamín Díaz Fernández, con el que tuvo dos hijos, Carmen y Gaspar, Maruja, aunque nacida en El Sotón, San Martín del Rey Aurelio, porque allí trabajaba entonces su padre, se consideró siempre  natural de Piloñeta. Hija única de Consuelo, de Piloñeta, y de Aurelio, de Cezosu, y conocido como el Casín, era Maruja una mujer ingeniosa y rápida de reflejos, que compartía habitualmente el bancu de madera que hay junto a la farmacia de Isabel, con otras personas de La Colegiata, entre las que hoy recordamosa su marido, Jamín, y a su vecino, Gerardo, que nos dejaron antes que ella.

Y el 25 faltaba Manuel Miguel Montes, de Carbayal (Priandi). Manuel contaba 82 años, y estaba casado con María Oliva Corte Montes, con la que tuvo dos hijos; María Elena y Samuel.

Y si justo es reconocer que la segunda quincena de octubre se inició con un tiempo estupendo para la época, también hay que decir que la buena racha se prolongó hasta el viernes 26, que fue cuando empezó a llegar el temporal,de modo que les “Feries d´ Otoñu”, que  tuvieron lugar el 26, 27 y 28, se vieron directamente afectadas por el frío, la lluvia y la nieve, que nos visitó, temprana y, tras pintar de blanco el paisaje,  se quedó a pasar unos días en las alturas.

Feries en cuyo marco, por cierto, se celebró el “XLII Concursu-Esposición de GanáuVacunu”, junto con otras actividades, que tuvieron remate el domingo 28, cuando Amparo Cuyar Espina y Vicente Álvarez Carbajal, vecinos de Villamartín, fueron distinguidos como Paisanos del Añu 2018, y se procedió a la entrega de los galardones a los diversos ganadores del concurso de ganado, así como el correspondiente al vencedor del I Concurso de Fotografía “Vida y Trabajo de las Mujeres Rurales”, que recayó en Pablo García Sánchez.

Hacerse mayor trae, como consecuencia, tener cosas que contar. Y así recuerdo que este mes se cumplen 40 años de mi primera exposición individual de pintura, que tuvo lugar en el Centro Asturiano de Oviedo. Con la lógica ilusión, y el apoyo inestimable de mi amigo Toño Cueto, puse los marcos en Molduras Cueto, en la calle San Antonio, y encargué el catálogo en la Imprenta Maguncia, en la que entonces trabajaba Hugo Piquero.

Puedo decir que, cuando recibí la visita de gente entendida, me preguntaron si era discípulo de Rafael Borbolla, pues habían encontrado semejanzas entre mi modesto modo de hacer y la pintura del profesor y pintor ovetense, la cual, la verdad sea dicha,  entonces no conocía.

En cualquier caso, el comentario me animó y alegró mucho, como bien puede entenderse. Por cierto, en el Diccionario Enciclopédico del Principado de Asturias, Tomo 2, de Ediciones Nobel, 2004,puede leerse, en relación con Rafael Borbolla Álvarez-Buylla (Oviedo, 1903-1988), lo siguiente: “Realizó una pintura de paisaje, de factura muy cuidada, trabajada con pinceladas cortas y colorido intenso”.

Y, antes de terminar el mes, hubo que lamentar, el día 30, la falta de Leonides Cesa Verdera, viuda de Emilio, que fallecía en Nava a los 97 años.

Por otra parte, con las tardes más pequeñas, se percibe en la calle el aroma de la sidra que se está mayando en los llagares,y el tiempo, mas normalizado, y la temperatura imperante, más fresca, nos brinda la posibilidad de disfrutar saboreando unes muy riquescastañesasaes, y si son acompañaes con sidra dulce, mejor que mejor, o ante una cazuela decallos calentinos y humeantes. Coses que lleguen con, o nos trae, la seronda.

Por último, quiero aclarar que en nota anterior figuré 08.10.2018 como fecha del fallecimiento de Isidoro Lorenzo Serrano, cuando, en realidad, ocurrió el 08.10.2010.

 

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje