UN SENTIDO ADIÓS A FRANCISCO OLIVENCIA EN CEUTA • FAMILIARES Y AMIGOS QUISIERON DESPEDIR A ESTE INSIGNE CEUTÍ QUE DEJARÁ UN GRAN VACÍO ENTRE SUS ALLEGADOS

“PACO PERTENECIÓ A UNA GENERACIÓN QUE HABÍA TENIDO QUE LUCHAR MUCHO POR LA CIUDAD”, DESTACA DE ÉL JOSÉ LUIS GÓMEZ BARCELÓ, CRONISTA OFICIAL DE LA CIUDAD

Francisco Olivenza.


Ceuta despide a un hombre bueno. De todas las virtudes que caracterizaban a Francisco Olivencia, la bondad fue una de las más destacada por todos los que le conocían y así lo expresaron en el responso que se celebró antes de proceder a la sepultura de este insigne ceutí.

Entre las palabras que le dedicaron sus allegados, se percibía el respeto que mantenían a una persona que se erigió como un defensor a indiscutible de Ceuta, tanto en su vida profesional como en la personal. Consideran que con la muerte de Olivencia, se va una parte importante de la historia de la ciudad, ya que destacó en ámbitos tan importantes como la política o la abogacía, además de ser un batallador a ultranza de los derechos de Ceuta.

“Paco perteneció a una generación que había tenido que luchar mucho por la ciudad. Que habían defendido la ciudad en todos los foros cuando no teníamos el apoyo nacional e internacional que ahora tenemos, cuando no nos sentíamos tan seguros”, destaca de él José Luis Gómez Barceló, cronista oficial de la ciudad, quien mantenía un trato constante con Olivencia, compartiendo datos y fotografías en las investigaciones históricas que ambos llevaban a cabo.

Esa lucha por los alzar a Ceuta al lugar que merecía en el panorama español lo llevó a la política, donde coincidió con el ahora expresidente de la Ciudad, Jesús Fortes, quien se deshizo en halagos para alabar la trayectoria intachable de Olivencia, en todos sus ámbitos. Además de ser parientes y amigos, admite que cuando él empezó en política veía en él esa figura a la que parecerse, su ideal a seguir. “Fue la persona donde tú ves en un espejo una conducta a seguir. Paco tuvo siempre una conducta intachable. Sobre todo fue un gran ceutí, Ceuta estaba por encima de todo”.

Trabajador constante e incansable, Paco, como todos le conocían, sólo recibe buenas palabras por parte de los que coincidieron con él en alguna de sus múltiples facetas, ya sea como abogado, político, escritor o investigador.

Pese a su avanzada edad, seguía interesándose por la historia y el presente, tanto de Ceuta como de España, como miembro del Instituto de Estudios Ceutíes y hasta sus últimos días continuó con su labor de escritor, sin faltar a su cita semanal con el Faro de Ceuta. Esta entrega le llevó a lograr, por méritos propios, el Faro de Oro, tal y como recuerda el editor de este periódico, Rafael Montero. Agradecido por esta entrega, admite que se trata de una “pérdida importante para Ceuta”, catalogándolos como un “luchador en favor de los intereses de Ceuta y de la defensa de Ceuta en todos los campos”.

Uno de ellos fue la abogacía, siendo una de las 25 personas que fundaron el actual Ilustre Colegio de Abogados de Ceuta, del que su decana, Isabel Valriberas, admitió que se va un gran compañero que dejara un vacío importante entre los letrados de la ciudad. “Fue una persona que luchó por el colegio de abogados muchísimo, con su constitución y después colaboró siempre. Para mí ha sido un magnífico compañero. Era un hombre bueno, un abogado honrado y que es verdad que puso mucho al servicio de esta ciudad y de sus compañeros abogados”.

Para muchos no sólo fue un reflejo en vida, sino que formará parte siempre de sus vidas y de sus carreras. Es el caso de Ignacio Azcoitia, Gerente de la Mutua de Ceuta, quien cuando que ingresó a esta compañía, Olivencia ya formaba parte de la asesoría jurídica. Además de trabajar mano a mano con él, fue quien le avaló para ocupar su puesto actual, por lo que sólo puede expresar palabras de gratitud y respeto. ”En el trato diario fue una persona profesional magnífica, sensata, prudente, con una visión jurista de los problemas impresionante y eso hacía que sus apoyo sea indispensable en el transcurrir de los años”.

“Ha marcado siempre tendencia y doctrina”, opinaba José Antonio Alarcón, miembro del Instituto de Estudios Ceutíes quien considera que con su fallecimiento se marca el final de una época y de una familia que tiene un gran peso en la historia de la ciudad. “Es una pérdida muy sensible porque Paco fue una persona muy importante para la ciudad”.

Una vida llena de logros y de trabajo, cultivando por el camino a multitud de amigos y compañeros que le han acompañado en esta despedida, para los que la pérdida de Francisco Olivencia dejará un vacío importante, no sólo para ellos, sino para toda la ciudad de Ceuta.

Fuente: https://elfarodeceuta.es/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje