LEYENDAS E HISTORIAS DE VALDEPEÑAS DE JAÉN: LA CALLE DE LAS ÁNIMAS

POR JUAN INFANTE MARTÍNEZ, CRONISTA OFICIAL DE VALDEPEÑAS DE JAÉN

Cuenta una antigua leyenda que el nombre de la calle de las Ánimas se debe a un triste suceso que en ella ocurrió. En esta calle vivía una muchacha que se puso novia, en secreto, con un joven valdepeñero. Entre las familias de ambos existía una manifiesta enemistad.

Tal y como era costumbre en aquella época, los jóvenes enamorados quedaban por la noche en la puerta de la casa de la novia, sin alumbrado, para tener encuentros, en la oscuridad, sin ser observados por la familia y el vecindario.

Una fría noche de invierno, un hermano del novio, enajenado por el vino que durante largas horas había tomado, se propuso dar muerte al padre de la novia. Cubierto con una capa en la que escondía un puñal, se trasladó a la casa de la persona a la que quería asesinar. En la oscuridad, y entre la niebla, distinguió la silueta de un hombre que estaba apoyado en la puerta de la casa. Se acercó y, sin mediar palabra, lo acuchilló en repetidas ocasiones, causándole la muerte de forma instantánea. Rápidamente, se dio a la fuga y al llegar a su casa se acostó, como si nada hubiera ocurrido.

A los gritos de la novia acudieron familiares y vecinos, encontrándose con el terrible suceso.

Al día siguiente, el asesino, horrorizado, comprobó que había acabado con la vida de su propio hermano. Avisada la justicia fue detenido como sospechoso el padre de la novia. En el juicio que se celebró fue condenado a morir en la horca, siendo ejecutado de forma inmediata.

Desde entonces, y según cuenta la leyenda, en las noches de invierno, y cuando la niebla cubre el pueblo, a la hora en que fue asesinado el enamorado, dicen que se ve su alma y la del otro ajusticiado, deambular por esa calle, la calle de las Ánimas.

(Publicado en el libro “Leyendas e Historias de la Sierra Sur”, editado por ADSUR, en 2012)

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje