“BRUNO”, LA INVERNADA Y EL POTE DE GRELOS

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

Pasada la Navidad, fiesta con su carga estereotipada de comidas repetitivas, y recuperado el sentido real de la invernía.

Gracias a la presencia de BRUNO, ese tormentón de ventoral y agua al que dieron nombre de fraile cartujo, otra vez la cocina nos llama a lo de siempre: comidas cortas de títulos y amplias de sabores, de calorías y de vitaminas.

Ayer, ya gris oscuro el cielo, volví a hojear por enésima vez el libro de Cipriano Torre Enciso “Cocina Gallega Enxebre” (Madrid 1982) y así, de buenas a primeras, me encuentro con este elogio al paisaje de Galicia:

“.- ¡Estoy pasmado! ¡Aquí todo es verdura! ¡El campo gallego parece un aderezo de esmeraldas!”.

Y, adentrándose en su literatura poética añade:

“Si pisamos los huertos cercados o amurallados de las casas, hallaremos el verde-claro de las lechugas, de los repollos y las coliflores; el verde brillante de los pimientos, el verde grisáceo de las alcachofas…Y el verdinegro de los famosos y típicos grelos.”

Les explico una cosa: El GRELO, como luego aclararé, hizo tan famosa a la planta de la que forma parte (el NABO) que hasta le dio su nombre.

“El grelo -vuelve a escribir Torre Enciso -es una planta que resuelve el problema de la trinidad en una sola cosa: nabo, nabiza y grelo; tres personas distintas y una sola planta verdadera.

El NABO es la raíz; la NABIZA (en Asturias decimos “rabiza”) es la hoja tierna y el GRELO es el brote superior del nabo, con apariencia de un pequeño tallo y pequeñas hojas, del que luego nacerán las flores”.

Más adelante en la lectura de tan preciso y precioso libro encontré este cantar:

“As pataquiñas e os grelos
fain moa mesturanza,
porque os grelos e as patacas
aledan a miña panza.”

¡Demonios!

¿Esto se dice de Galicia?

Será y es verdad, pero ¿por qué no extenderlo a Asturias?, Principado de los más de doscientos verdes y en el que su cocina hace gala de caldos, potes, potaxes y cocidos

¡Nada, nada!

Yo, para mañana y para combatir a BRUNO, POTE DE GRELOS.

Así lo hice y, tras el oportuno reposo del guiso (y el mío), hoy lo comeré en placer de mesa caliente:

Piqué en menudo un gran manojo de auténticos grelos finos y les di un hervor en agua.

Los saqué de la cazuela y, tirada esa agua, los “asusté un poco” al chorro de agua fría.

Los llevé a una cazuela junto con 2 chorizos, 2 morcillas, 4 trozos medianos de panceta, una trozo de lacón, un trozo de jamón, 3 trozos mediano-grandes de costilla de cerdo fresca, patatos (patatas pequeñas), agua hasta casi cubrir… y a cocer en paz, silencio, tranquilidad y hervor suave y continuo.

El resultado, ya troceado el compango, está a la vista.

¡Anímense! Pote de grelos con patatas y compango al gusto.

Bien caliente, bien sabroso y … ¡vengan fríos!

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje