LA OBRA Y EL LEGADO DE PABLO GARCÍA BAENA BUSCAN SITIO • UN AÑO DESPUÉS DE SU MUERTE SE HAN SUCEDIDO HOMENAJES, PERO NINGÚN PASO OFICIAL MÁS SÓLIDO

MANUEL GAHETE, CRONISTA OFICIAL DE FUENTE OBEJUNA, QUE PARTICIPÓ EN LA ACTIVIDAD ORGANIZADA POR LA REAL ACADEMIA, QUE ESTABA ENTRE LOS QUE PROMOVIERON EN FEBRERO DE 1997 LA ASOCIACIÓN PRO FUNDACIÓN GRUPO CÁNTICO, JUNTO CON ÁNGEL AROCA, CRONISTA OFICIAL DE IZNÁJAR, Y JOAQUÍN CRIADO, PRESIDENTE DE HONOR DE LA R.A.E.C.O.

Acto en la Real Academia de Córdoba en homenaje a Pablo García Baena – Valerio Merino

Un año después de la muerte de Pablo García Baena cabe preguntarse qué ha quedado o cómo se gestionará todo lo que deja. Lo material, lo que le perteneció, y también la difusión de su obra. En la ciudad no se ha dado ningún paso público hacia la creación de ninguna institución que de alguna forma represente el interés en la figura y en la obra. No faltaron los actos de homenaje, pero casi siempre con un carácter episódico y algunas publicaciones, pero no se ha dado ningún paso que se pueda concretar en una institución. La Real Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes de Córdoba celebró este lunes una sesión de homenaje a su figura en el que cuatro académicos hablaron sobre todo de su figura. También hablaron para ABC sobre cómo se podría realizar esta institución.

Para José Javier Rodríguez Alcaide, lo primero sería contar con la familia, con los sobrinos, que son los que han recibido sus escritos y también sus objetos personales. Si se hiciera algo, insiste, habría que contar con las instituciones públicas, sobre todo con el Ayuntamiento de Córdoba y la Junta de Andalucía. Rodríguez Alcaide cree que también podría estar presente la Universidad de Córdoba, para fomentar el estudio de su obra, e incluso la Real Academia de Córdoba, ya que en 1999 se le nombró Académico de Honor.

¿Una fundación, que es lo que se ha hecho con otros escritores? Lo cierto es que ya se intentó y apenas tuvo recorrido. Lo recordó el también escritor y profesor Manuel Gahete, cronista oficial de Fuente Obejuna, que participó en la actividad organizada por la Real Academia, que estaba entre los que promovieron en febrero de 1997 la asociación Pro Fundación Grupo Cántico, junto con Ángel Aroca, cronista oficial de Iznájar, entonces director de la Real Academia de Córdoba, y ayer también presente en la actividad), Joaquín Criado, presidente de Honor de la R.A.E.C.O.; Federico Roca, y el pintor Emilio Serrano, ya fallecido.

En aquel momento, como recordó Manuel Gahete, se cumplían los 50 años del nacimiento de la revista «Cántico». Era, además, otro momento, ya que sólo habían fallecido Ricardo Molina y Juan Bernier. La fundación, admite Manuel Gahete, podría ser ahora una salida, para aglutinar tanto a la familia como a las instituciones públicas en torno a la obra de Pablo García Baena. No son incompatibles. Cuando al poeta, fallecido a los 96 años, preguntaron por la posibilidad de crear una fundación con su nombre él siempre pensó que prefería que fuese de todo el grupo Cántico, para hacer extensivo el estudio también de sus compañeros.

Manuel Gahete va un poco más allá y durante la conversación deja caer incluso una posible ubicación. Sería la casa de Miguel del Moral, un valioso inmueble en la calle de la Hoguera, a pocos metros de la Mezquita-Catedral, donde el autor tuvo su estudio de pintura y recibió a sus amigos. Mientras tanto, la memoria de Pablo García Baena sigue viva gracias a la actividad editorial, porque se han publicado sus sonetos, que estaban dispersos, y pronto saldrá a la luz el libro con sus últimos poemas. Sus manuscritos están ahora en la Biblioteca Central de Andalucía para su estudio y para comprobar qué parte de esa obra no había visto hasta ahora la luz en los poemarios. Pero eso es en Granada, lejos de la Córdoba sin la cual no se puede entender ni la obra ni el espíritu de Pablo García Baena.

Fuente: https://sevilla.abc.es/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje