EL POZU LES XANES (GOBIENDES) Y UN POEMA DE ALBINO SUÁREZ

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

Cascada en las Fuentes de Obaya (Gobiendes); allí donde en uno de los pozos tienen su morada nuestras legendarias XANES. Poesía y paisaje nos ayudarán a ser «más colungueses». / Colección de HOTEL MAR DEL SUEVE (Colunga)

LES XANES son, en opinión de muchos expertos, unas bellísimas mozas («perguapes», decimos los asturianos) de larguísima cabellera rubia que pregona el oro y los tesoros que estas hadas ocultan y custodian en las fuentes, charcas, pozos, cuevas donde viven; alejadas siempre de los habitats humanos pero cercanas a ellos para, con sus encantos, influir en la conducta de las gentes.

En unos casos, cambian sus hijos pequeños (xaninos y xanines) por los de los humanos para que estos los cuiden y críen e, incluso, para que los bauticen; en otros, seducen a varones con promesas de fortuna y de tesoros; no faltan tampoco narraciones que presentan a les xanes como jóvenes que fueron encantadas y que prometen venturas a los varones que las desencanten.

En todos los pueblos de Asturias abundan cuevas, riachuelos, riegas, pozos… con el sobrenombre de «…LES XANES»; lugares que arropan leyendas transmitidas de generación en generación y que, de algún modo, son patrimonio de ese lugar.

En COLUNGA, según informa don Braulio Vigón, existe el POZU LES XANES en Gobiendes y en FRIERA está la RIEGA LES XANES.

Mi gran amigo ALBINO SUÁREZ, excelente poeta y autor DE CASI UN CENTENAR de libros, nos motiva así a mantener «les histories de xanes». Su título es «DICEN LAS LEYENDAS…».

«Dicen las leyendas del ayer venidas
que todas las noches salen a cantar
les xanes del bosque… que llevan floridas
sus manos, sus senos, y dan a sus vidas
pasiones sentidas
y dan a sus voces los ecos del mar.
Y cuentan las gentes que dicen de eso
que nunca se vieron les xanes, ni ven.
Que nadie las oye cantar su amor preso;
que es cierto que existen, que van de regreso
y nunca es su beso
de amor y ventura, sino de desdén-
Todas las leyendas dicen nuevas cosas…
Que todes les xanes son puras y hermosas,
que son hilanderas, que son hacendosas
y sienten candor…
que a veces, si salen, se visten de rosas
y al hombre que miran lo llenan de amor.
Dicen las leyendas cosas conocidas…
y yo que las siento, las digo también…
Les digo que hay xanes de manos floridas,
que están escondidas
y al alba brindando sus vidas
de ensueño y de bien…
Si el bosque es quimera
yo digo que he visto xanas retozar…
¡Desnudas, risueñas, yendo de carrera
del bosque a la era
y al alba florida estar a la vera
del río y del mar…
Si cuentan las gentes que nada florece,
que nunca las xanas se dejan querer,
yo digo que mienten, que un martes y trece
las xanas levantan su templo al que rece
y en él se establece
morir de placer-
Yo he visto a las xanas salir de carrera
y estar en espera,
después, al salir…
Y aunque haya gentes que nieguen que fuera,
yo he visto una xana, ligera, ligera,
a un hombre abrazada, llorar y reír.
Dicen las leyendas que una xana era
aquella zagala risueña y melguera
que fue primavera
de un amor perpetuo, que no ha de morir…
¡Dicen las leyendas que la xana espera
volver a salir…!»

(ALBINO SUÁREZ.- «Glosa por Asturias».- Pola de Laviana 1994)

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje