HORIZONTES PICUDOS

POR PEPE MONTESERÍN, CRONISTA OFICIAL DE PRAVIA (ASTURIAS)

El Montsacro desde Monte Naranco. OVIEDO.

Skyline llaman en inglés a la silueta de una ciudad; línea del cielo, su traducción literal, llamo yo al irregular horizonte que vemos desde la falda del Naranco mirando al sur; en ocasiones lo conforma el Montsacro, cuando las nubes bajas cubren el Aramo; si baja la niebla, el cielo y la tierra se funden. Paseando por Valdeflora, un vecino de Arneo me preguntó si era el Retriñón la cumbre que se ve a la izquierda de Peña Mea (ésta de perfil muy reconocible), algo más atrás y más alta; vi Oviedo desde el Retriñón y dado que también subí al Nogales, en la misma enfilada, diría que sí, puede ser el Retriñón, a la izquierda de éste, más afilado y blanco, el Torres, y detrás de todos la Serranía de las Fuentes de Invierno. Decía el Cura, del capítulo 50 de la primera parte del Quijote, que los montes crían letrados y las cabañas de pastores encierran filósofos; pero las ventanas de casa y los horizontes picudos también fabrican montañeros.

Fuente: https://www.lne.es/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje