ARQUITECTURA CIVIL NO INDIANA DE PARRES

POR FRANCISCO JOSÉ ROZADA MARTÍNEZ, CRONISTA DE PARRES-ARRIONDA (ASTURIAS)

CASA DE JAIME MARTÍNEZ VERA (CONFITERÍA CAMPOAMOR)

VISTA GENERAL DEL EDIFICIO QUE FUE DE JAIME MARTÍNEZ VERA.

DETALLE DE LA TORRE CON LA FECHA DE CONSTRUCCIÓN EN 1944 QUE SE PUEDE VER EN LOS ADORNOS AOVADOS , TAMBIÉN LLAMADOS ESPEJOS.

En la calle Argüelles de Arriondas -haciendo esquina con la calle Ramón del Valle- se encuentra un edificio reseñable dentro de la arquitectura del siglo XX en el concejo. Se trata del construido por el industrial Jaime Martínez Vera, en cuyos bajos instaló una panadería y confitería a la que -en 1944- dio el nombre de “Campoamor”. Tiene bajo, dos pisos y una torre en esquina, con cubierta a cuatro aguas.

El bajo -dedicado a bar y a una confitería que mantiene su nombre original- presenta seis amplios ventanales en arco de medio punto que recorren las dos fachadas principales, así como tres puertas de acceso, con el mismo estilo de fábrica. Los elementos decorativos se agrupan en el ángulo donde se sitúa la torre.

En el primer piso tiene un balcón volado con antepecho de hierro, coincidente con las dos caras exteriores de la citada torre, al que se accede por dos puertas adinteladas.

Sobre estas dos puertas enmarcadas por orejones barrocos, ya en el piso superior, se abren dos ventanas con motivos de la misma inspiración. Los dinteles de estas dos ventanas son muy notables y presentan tarjetas ornamentales en las que se disponen -entallados- adornos aovados (también llamados espejos) con la fecha de construcción del edificio, como dijimos, el año 1944. Dos galerías en cada piso flanquean la torre a ambos lados, la cual remata con cuatro pináculos.

Las fachadas o lienzos traseros son mucho más sencillos, con vanos rasgados carentes de decoración.

El edificio está enlucido y pintado en color verde manzana suave, con esquinales, cerco de vanos y zócalo -imitando sillar- en color gris. El alero es de madera, con mensulillas.

CASA DE ÁNGEL PANDO

CASA DE ÁNGEL PANDO.

CASA DE ÁNGEL PANDO.

En Llames de Parres se encuentra la conocida como casa de Ángel Pando, considerada como la más antigua del concejo, junto con la Casona de La Pedrera, en Bada.

En un estilo renacentista y con un evidente carácter rural, esta casa de mampostería vista -del siglo XVI- tiene tres plantas y conserva en su parte derecha la estructura original. Se accede a la puerta de entrada, en el primer piso, por una escalera -también de piedra y de doble tiro- que le da al conjunto del edificio un notable equilibrio estético, ya que antes de ser restaurado el edificio, tenía escalera de un solo tiro.

Grandes sillares enmarcan la puerta principal, con trece bolas renacentistas en la parte superior de su monolítico dintel, en el que se observan molduras, cruces y sogueado, sobre el que se dispone un potente y elegante alero de nueva factura, con mensulillas.

Todo el edificio ofrece un aspecto de muy buena conservación, tras eliminar el enlucido y pintura blanca que lo cubría, de forma que esta oportuna restauración le ha dado nueva vitalidad. A la izquierda de la puerta principal hay una ventana con un dintel, en cuyo centro aparece un círculo que acoge una cruz patada de perfecta ejecución.

Por su estilo se relaciona esta casa con el cercano templo de San Martín de Escoto.

CASONA DE BADA

CASONA DE BADA.

CASA DE BADA.Sobre la puerta principal adintelada se dispone el citado escudo de armas en bastante buen estado de conservación.

Casona solariega del siglo XVII vinculada a la familia González de Bejuca, como reza su escudo de armas. Este edificio tiene planta baja, un piso y un bajocubierta, con cubrición a cuatro vertientes y teja curva. Típica construcción de estilo popular, adscrita al tipo clásico de casona rural, en cuya fachada principal -orientada al oeste- muestra varios vanos distribuidos de forma irregular. Sobre la puerta principal adintelada se dispone el citado escudo de armas en bastante buen estado de conservación, en el que se puede leer: “Soy de la casa de González”. El alero de madera tallada sobresale de forma apreciable sobre la caja de sus muros laterales; un amplio corredor de madera (que lo fue mayor) se abre en su fachada sur. Utiliza sillar en los vanos de la fachada principal, al igual que en los esquinales de todo el edificio.

Tiene una disposición interior habitual en este tipo de edificaciones, con un gran zaguán en su planta baja, desde el que se accede al piso superior por amplia escalera de piedra.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje