LA LÍRICA EN OVIEDO

POR PEPE MONTESERÍN, CRONISTA OFICIAL DE PRAVIA (ASTURIAS)

Decíamos ayer que Septem editó “Oviedo, ciudad de novela”; en este ensayo, Moriano y Arias Argüelles-Meres dedican el último capítulo a la lírica con Oviedo como telón de fondo. De ahí “qué casonas reumáticas”, de Unamuno; “sucias tejas soleadas”, de Ángel González; “soledad llena de agonía”, de José Vela; “llueve y llueve sin tiempo”, de Aurora de Albornoz… y otros lamentos; pero los geniales antólogos cierran con un narrador, Valentín Andrés, para hacer justicia a la capital sin melancolías y con final feliz: “Millares de siglos antes de existir Oviedo, el Naranco ya era ovetense. Cuando el hombre de Oviedo sintió viva y punzante su ansia de inmortalidad, se fue a la montaña […] y sacó de sus entrañas bloques de piedra; los bajó al poblado, y, con ellos, delicados artífices, llenos de fe, expresaron sus ansias inmortales en la filigrana magnífica de la Catedral”. La prosa es la parte más guapa y difícil de la poesía.

Fuente: https://www.lne.es/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje