EL MENÚ Y LOS OTROS DULCES DE ANTROXU

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

Flores.

Hojas de limón.

Orejas de fraile.

Bueno, bueno… Como es costumbre empezaré con clase de latín por el aquel de conocer el origen de las cosas y de las costumbres.

La palabra latina INTROITUS, que inicialmente pasó al castellano como “introito”, significa entrada, acceso a… comienzo, introducción, inicio, prólogo, prefacio… Esa palabreja, hoy abandonada, de “introito” fue deformándose según las diversas lenguas en comarcas españolas.

Y, así, en Galicia y en Asturias, decimos “entroido”, “antroido”, “antruejo”, ANTROXU, limitando el concepto a la ENTRADA DE LA CUARESMA. O, si quieren ustedes, a los días previos al inicio de la Cuaresma marcado por el MIÉRCOLES DE CENIZA.

El ANTROXU, también llamado “CARNAVAL” supone días de abundante y sustanciosa comida y bebida, folixa sin límites y algunos excesos que no son del caso comentar. La Cuaresma es tiempo de penitencia, de ayunos y abstinencias, de ver películas bíblicas, de no usar “del sexto mandamiento” y de muchos más sacrificios… que nadie cumplía ni cumple.

Hace años, para dar “personalidad gastronómica” a estos días carnavaleros la entonces denominada ASOCIACIÓN PROFESIONAL DE HOSTELERÍA DE ASTURIAS, a la sazón presidida por don RAFAEL SECADES IGLESIAS y con una Junta Directiva entusiasta y emprendedora, ideó el “DISEÑO DE UN MENÚ DE ANTROXU”, muy asturiano, no caro, muy tradicional y muy motivador al consumo popular.

No lo sé; pero creo que se inspiraron en versos de poetas que “insinuaban” ese menú o, al menos, sus ingredientes.

Leemos en Dionisio Pérez “Post Thebussem”, autor de la Guía del Buen Comer Español:

“.- Qué tes, Farruquiño
que estas alegriño?
.- Porque estalo poido,
que e MARTES DE ANTROIDO,
e hoxe na casa,
hay forza DE GRASA,
LACÓN E FILLOAS,
CHOURIZOS E BROAS…”

Supongo que Ramón Suárez, “Ramon el del Marchica”, que era vicepresidente de la Asociación y “natural del occidente”, añadiría de inmediato:

“Antroido godoiro
pasou por Arbón
cum cesto na mao
comendo RAPÓN.”

Y, claro, nada más enterarse Álvaro Menéndez, “el de Casa Lula” , en Tineo, aclaró el listado y la oferta con los versos de Eva González en “Xeitus”:

“Achigou ´l’ Antroidu, madre,
cuecha de la gabitera
TSINGUANIZAS YA BUTIETSUS,
EL TOUCIN YA LAS MURCIETSAS…”

Así, entre versos y bromas, nació el MENÚ DE ANTROXU a base de POTE, CALLOS, FRISUELOS, ARROZ CON LECHE… dejando en el olvido otros platos muy tradicionales y carnavaleros que bien merece la pena rescatar.

Hablo, por ejemplo, de la RAPA o RAPÓN, especie de torta de maíz bien recubierta de carnes, embutidos y más coses “pa con ello”. Y si tratamos de dulcería, ¿Cómo arrinconar las FLORES DE SARTÉN, LAS “FOLLAS DE LIMÓN”, LAS “ORELLAS DE FRADE” o EL DEVENTRE DULCE del occidente, que en Galicia llaman VINCHA?
Les ofrezco la receta de las FLORES DE SARTÉN.

En un cuenco mezclen muy bien, batiendo con varilla, sobre 1/4 de litro de leche entera, unos 150 g de harina de trigo, 1 o 2 huevos, un poco de zumo de limón (vale de naranja), un poco de canela molida y 2 o 3 cucharadas de azúcar. Si lo desean, pueden aromatizar con un chorrito de licor al gusto.

Ha de resultar una mezcla espesita y homogénea.

En una sartén grande con abundante aceite, ya muy caliente, introduzcan el molde de las flores hasta su mitad, inmediatamente lo llevan a la pasta impregnándolo hasta su mitad, y seguidamente se introduce en el aceite hasta que se desprenda “la flor”.

Se saca y se lleva a una fuente.

Y , así, flor a flor hasta terminar la mezcla.

Espolvorelo final con azúcar… ¡y a disfrutar!

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje