GESTACIÓN, ALUMBRAMIENTO Y EVOLUCIÓN DEL HOSPITAL CAMPO ARAÑUELO DE NAVALMORAL

POR DOMINGO QUIJADA GONZÁLEZ, CRONISTA OFICIAL DE NAVALMORAL DE LA MATA (CÁCERES)

Hoy, 8 de marzo de 2018, se cumple el 38 aniversario de que el BOE publicara la aprobación del Hospital de Navalmoral, como les pongo en mi Agenda de hoy.

Ya habíamos contado con el Hospital Moyano desde 1889, infrautilizado por falta de medios económicos municipales. Hasta que en 1925 se reconvirtió en el famoso Hospital Antipalúdico, con la impagable y olvidada labor que allí se desarrolló para erradicar la malaria, lo que culminó en los inicios de los años 60.

Esos últimos años coincide, con la apertura del Ambulatorio, que se inaugura el 24 de marzo de 1954, utilizándose por el Seguro Obligatorio de Enfermedad hasta su cierre como tal (cuando se inaugura el nuevo Centro de Salud de la Avenida de las Angustias, el 10 de abril del 2006).

A pesar de ello, a partir de entonces la atención sanitaria deja mucho que desear en Navalmoral y comarca. Para situaciones que diferían de la normalidad, había que recurrir a la medicina privada –se crea CLINASA a finales de los años 60, junto a la ermita de las Angustias, y otras clínicas anteriores más pequeñas– o acudir a la capital (de España y provincial).

Tendrían que inaugurarse las Residencias Sanitarias de Talavera y Plasencia (ambas en 1975, en plena transición política) para que recordáramos lo que habíamos perdido y aflorara la demanda de tan deseado como necesario centro hospitalario.

Comienzan –o se incrementan– a partir de entonces las peticiones y reivindicaciones municipales y ciudadanas, la pugna entre promesas y realidades, el pesimismo de algunos superado por la esperanza casi general, el asociacionismo y la unión cívica frente a las consignas políticas y sindicales. Se inicia la gestación…

¡Qué bellos aquellos años de la Transición…! ¡Qué modélicos y cuántos ejemplos morales nos proporcionaron, con sus luchas y sus pactos! Y esto no es Cuéntame…

Con esas armas, con la ayuda de un buen tocólogo (don Enrique Sánchez de León, extremeño y Ministro de Sanidad con Suárez, en 1977) y su equipo, la creación de una Comisión Ciudadana ese año, la aprobación del Mapa Sanitario Provincial en 1978, la donación de los terrenos por Tomás Yuste y familia (y otros que también los ofrecieron) y el apoyo del pueblo bien concienciado, el 8-III-1980 se aprueba la construcción del Hospital (como decía al principio).

El embarazo llega a su término, pero hay complicaciones antes del parto: en 1982, año en que finalizan las obras, se celebran Elecciones Generales; hay cambio de Gobierno (entra el PSOE) y en la política sanitaria, pues se pretende ahora potenciar los hospitales existentes, frenando los comarcales. Y en 1983 votamos las Municipales, que aquí también gana la candidatura estatal socialista.

El alcalde –y algunos más, que me lo contaban con dolor– tiene el corazón partío…, entre las consignas dictadas arriba y las emanadas desde su pueblo.
El municipio se une aún más. Crean la Plataforma Prohospital y se echan a la calle el 26-XII-1983, en una Manifestación sin igual en la Historia morala y su comarca. Hasta el propio alcalde se une a ellos al final.

Llega la comadrona, “Mamá Esperanza” rompe aguas y se produce el deseado alumbramiento: el 16 de julio de 1984 abre sus puertas el Hospital de Navalmoral (posterior Hospital Campo Arañuelo). Comenzó con el servicio de Laboratorio y Consultas Externas. El 24 de septiembre ingresan los primeros enfermos de medicina interna, con lo que se produce la definitiva puesta en marcha. Y el 7 de noviembre se origina el primer parto en el Hospital, al dar a luz una mujer de Castañar en Urgencias (ya que aún no estaba abierto el servicio de Maternidad). En los próximos meses se irían abriendo los diferentes servicios, escalonadamente; y se traslada el Servicio de Urgencias desde el Ambulatorio.

Aunque habría que esperar al 8 de febrero de 1985 para que se celebre el bautizo del centro sanitario, con la inauguración oficial: en presencia del ministro de Sanidad (Ernesto Lluch, que sería vilmente asesinado por ETA el 21-XI-2000, cuando ya estaba retirado de la política), Presidente de la Junta (Rodríguez Ibarra), de la Diputación (Manuel Veiga), alcalde de Navalmoral (Javier Corominas) y otras autoridades. Con nervios y esas cosas…

Y así crecería y se haría mayor, con sus ampliaciones y cambios de personal, con situaciones más o menos anecdóticas o trascendentales que forman parte de su evolución natural en estos 33 años. Es decir, como sucede en cualquier familia normal: y más en ésta, que es tan grande…

En fin, que fue un largo y dificultoso embarazo el que quisimos y tuvimos que afrontar, pero mereció la pena intentarlo y lograrlo… Y ahí está el resultado: el Hospital Campo Arañuelo, adulto ya, apuesto y bien plantado; con sus problemas y carencias (algunas, prioritarias, que no dejaremos de reivindicar), pero no exento de muchas virtudes, porque las dificultades superadas en su gestación le hicieron –tal vez– más fuerte.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje