EL ATENEO DE SEVILLA ACOGIÓ UN HOMENAJE A LA PRIMERA CATEDRÁTICA DE MEDIEVAL DE ESPAÑA, MERCEDES BORRERO: «HE TRABAJADO EN LO QUE ME HA GUSTADO»

EL ACTO CONTÓ CON LA PARTICIPACIÓN DEL CATEDRÁTICO DE HISTORIA MEDIEVAL DE LA UNIVERSIDAD DE SEVILLA Y CRONISTA OFICIAL DE CARRIÓN DE LOS CÉSPEDES, MANUEL GARCÍA FERNÁNDEZ

Homenaje a Mercedes Borrero en el salón de actos del Ateneo – ABC

El Ateneo de Sevilla y el Cabildo de Alfonso X el Sabio organizaron este jueves un homenaje a la catedrática de Historia Medieval Mercedes Borrero Fernández con motivo de su jubilación. El acto, celebrado en el salón de actos de la sede de la calle Orfila, contó con la participación del maestre-presidente del Cabildo, Pedro Rodríguez Bueno; los catedráticos de Historia Medieval de la Universidad de Sevilla Manuel García Fernández, cronista oficial de Carrión de los Céspedes, y Manuel González Jiménez y la homenajeada, primera mujer catedrática de Historia Medieval de España (2001) jubilada recientemente tras cuarenta y cinco años dedicados al departamento de Historia Medieval de la Universidad de Sevilla.

El maestre-presidente destacó durante su intervención la colaboración que la sevillana prestó al Cabildo, que le concedió en el año 2001 el «Premio Alfonso X el Sabio» por su gran labor como investigadora de la historia sevillana. «En el año 2002 también fue nombrada miembro de honor del Cabildo», recordó. Rodríguez Bueno destacó de la homenajeada tres asuntos: «que gracias a su trabajo conocemos mejor la Sevilla de Alfonso X el Sabio (escribió con Manuel González Jiménez e Isabel Montes Romero-Camacho la obra “Sevilla en tiempos de Alfonso X el Sabio”); la extraordinaria labor que hizo al inventariar los extraordinarios fondos del archivo del Monasterio de San Clemente —una labor impresionante de varios años que descubrió un auténtico tesoro de la historia de Sevilla de la Baja Edad Media—, y para concluir resaltó su labor sobre la vida rural y el campo sevillano en la Baja Edad Media también».

Para Mercedes Borrero, el acto de ayer «es una satisfacción profesional impresionante después de una vida académica tan larga. Es el final de una vida muy intensa, y que al concluir este proceso los profesionales entiendan que me merezco un acto así para mí es satisfactorio, aunque no deja de darme vergüenza», reconoció.

Fuente: https://sevilla.abc.es/ – Pedro Ybarra Bores

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje