FABES, FABINES Y SABIOS PROYECTOS

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

Fabes del cura secando al sol.

Uno de los gritos antiamericanos USA puestos de moda inicialmente en las guerras de Corea y de Vietnam y después durante los años de la llamada «guerra fría» fue aquel de «Yankees, go home». Creo que se pronunciaba algo así como «Yanquis, gou houm» y los que no sabíamos inglés, aunque ignorábamos lo que decíamos, nos gustaba gritarlo porque nos parecía que era algo así como enviar a alguien a …

Después, con escasos conocimientos de idiomas, supimos que aquello del «go home» era un ruego de que se fueran «pa casa».

Ayer viernes asistí en Villaviciosa (Asturias), organizado por la Cofradía de Amigos de les Fabes, al acto de presentación del grupo GO FAST.

¡Santo cielo!, me dije. Esto va a ser un algo muy interesante puesto que «fast», en inglés, significa «ayuno» y supongo que lo de «go fast» (vete a ayunar) tratará de cómo preparar una fabada ligera (una «asturian fabada light») adecuada a las exigencias modernas.

Pues no, amigos míos. Lo de GO FAST es otra cosa muy distinta y muy importante. Lo de GO corresponde a las primeras letras de Grupo Operativo y lo de FAST a las palabras Faba Asturiana. Es decir, una organización con fines de estudio e investigación acerca de las cualidades deseables para las ALUBIAS DE FABADA (fabes del cura o de la granja) y, una vez establecidas, optimizar los correspondientes procesos de producción y comercialización del producto.

Un proyecto muy a tener en cuenta especialmente por los grandes productores y que posiblemente no sea aplicable a los «paisanos del pueblu que cultiven una faza pa tener pa en casa y pa vender en el mercau si sobra algo».

Ayer, en la charla, una de las intervinientes, ganadora en varios concursos de fabada, nos contó que ella, para la fabada, se provee de fabes cultivadas en «la ribera de un ríu y acompangaes de chorizos y morcilles de casa».

Ahí está el secreto de las cualidades organolépticas, me dijo un asistente.

Bien, muy bien; pero… (y en los «peros está el quid», decía Vital Aza) ¿quién se acuerda de «les otres fabes de Asturias, que muchos llamen fabines «? Hablo de les fabines de mandilín, del güeyín, de los negritos, de les fabines de gloria, de les fabes de canela, de les amarillines, de les roxes, de les verdine,..?

Ahí, ahí pretendimos incidir en Colunga cuando, hace de esto muchos años, se creó el Certamen de les Fabes.

Bueno es pregonar les fabes de fabada; pero tan importante o más es potenciar las otras, «les de a diario», las que se guisan a lo «probe» y que «furnen» (alimentan) tanto o mejor que una fabada.

Y como estamos en Cuaresma, hoy probaremos una receta de fabines «go fast»; es decir, para ayunar o para comer en días de vigilia.

Pondremos en remojo unos 400 g de fabines de gloria (chichos brancos, les dicen en Boal) y después las estofamos según nuestra costumbre con aceite, ajo, cebolla y un poco de pimiento. Podemos colorearlas con azafrán o con pimentón, al gusto. A media cocción añadimos unas patatas escachadas en trozos mediano-pequeños y unos trozos de lomo de bacalao, desalados, y sin espinas.

Dejamos cocer a fuego mediano. Reposan al lado del fuego y se sirven, bien calientes, en cazuela de barro («saben» mejor que en plato).

NOTA.- Si gusta, pueden aromatizar el guiso con una hoja de laurel.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje