SIN DUEÑO Y DE TODOS

POR PEPE MONTESERÍN, CRONISTA OFICIAL DE PRAVIA (ASTURIAS)

En Resistencia, capital del Chaco, en Argentina, visité el panteón de Fernando, frente al Fogón de los Arrieros, en la calle Brown 350; Fernando era el perro que, dicen allí, inspiró a Alberto Cortez su canción “Callejero”; el “cuzquito” sin raza, atropellado por un coche y recreado con mosaicos por Inés Ramírez Bosco, asistía a los conciertos de Fernando Ortiz, cantante de boleros, de quien recibió el nombre. No obstante, en su libro “Equipaje”, cuenta Cortez que “Callejero” se refiere a un perro de Madrid, Palomo, que acompañaba a la mujer de Alberto, Renée Govaerts; también a Palomo lo atropellaron y llamaron a Cortez cuando lo recogieron muerto, pues figuraba su teléfono en el collar. A estas horas ambos perros brincarán en el Elíseo con la llegada del cantautor; también le lamerá nuestro Rufo (Oviedo, 1987-1997). Tres perros sin dueño y, en cambio, de todos; como Cortez.

Fuente: https://www.lne.es/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje