EL AYUNTAMIENTO DE CÓRDOBA NO PUEDE CAMBIAR DE NOMBRE LA CALLE CRONISTA REY DÍAZ

EL COGOBIERNO DEJA SIN CONTESTAR EL RECURSO DE LA FAMILIA, SE APLICA EL «SILENCIO ADMINISTRATIVO POSITIVO» Y ANULA EL ACUERDO

Placa con el nombre de la calle Cronista Rey Díaz – ÁLVARO CARMONA

El Ayuntamiento de Córdoba no puede cambiar el nombre a la calle Cronista Rey Díaz, tal y como aprobó a principios de diciembre pasado y tiene en mente llevar a la práctica en las próximas semanas. El llamado «silencio administrativo positivo», contemplado en la ley en favor de los ciudadanos cuando las administraciones no contestan a sus peticiones o reclamos, ha jugado en favor del que fuera cronista oficial de Córdoba y al que PSOE e IU, con la colaboración de Ganemos Córdoba, colocaron en la lista del callejero «maldito» en base a la Ley de Memoria Histórica.

Los representantes legales de la hija de José María Rey Díaz registraron el pasado lunes un escrito dirigido a la Junta de Gobierno Local en el que clarifican este revés a las pretensiones municipales. Después de que el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Córdoba no estimase las medidas cautelares que la familia pidió para suspender la retirada del nombre de la vía -situada en el barrio de la Huerta de San Rafael-, optaron por la vía de un recurso de reposición (carácter administrativo) contra el acuerdo de la junta local de 10 de diciembre. Tanto en la vía judicial como en ésta el argumento era el mismo: la suspensión del acuerdo para retirar el nombre de Cronista Rey Díaz al entenderse una inadecuada aplicación de la ley ya que no fue una persona que participara de forma directa en la sublevación de 1936, sino que se trataba de un trabajador municipal más encuadrado en un nuevo régimen.

La representación de la familia Rey Díaz le deja claro al Ayuntamiento que al «estimar» por silencio administrativo el recurso que pedía anular el acuerdo sobre la retirada de la calle, no procedería incumplirlo y acabar quitando ese nombre de la vía. Derivándose, incluso, responsabilidades de toda índole si así lo hiciera. Fuentes municipales consultadas ayer por ABC apuntan a un posible «error» de la Gerencia de Urbanismo, que tendría que haber realizado un informe para contestar al citado recurso, después de que el propio Ayuntamiento hubiera conseguido convencer al juez de no asumir las medidas cautelares propuestas.

La decisión llega además en un controvertido momento electoral. De hecho, Izquierda Unida habría pedido al Área de Movilidad que cambiase ya las placas de dos calles en el barrio de Cañero donde tiene previsto celebrar actos de contenido electoral. Se trata de las calles Poeta Antonio Arévalo (ahora Ana Claro Fuentes) y Fernando Fernández Martínez (ahora Manolo Rubia).

Fuente: https://sevilla.abc.es/ – Francisco J. Poyato

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje