UN CENTENAR DE PEQUEÑOS PASOS Y UNOS 2.000 NIÑOS PARTICIPARÁN ESTE SÁBADO EN EL DESFILE DE PROCESIONAL INFANTILES EN LUCENA (CÓRDOBA)

EN UN ARTÍCULO REDACTADO EN 2012 POR LUISFERNANDO PALMA ROBLES, EL CRONISTA OFICIAL DE LA CIUDAD SE REFIERE A ESTAS “PROCESIONES INFANTILES” COMO “PROCESO DE ENCULTURACIÓN DE LOS MENORES”

Este inusual espectáculo, que llena de color y algarabía las calles del centro de la ciudad, atrayendo a numerosos visitantes de toda la comarca, se ha convertido en la tarde de cada sábado posterior al Domingo de Resurrección, en cantera y vivero de la «santería».

El próximo sábado, día 27, un centenar de pequeños pasos procesionales y casi 2.000 niños y niñas revivirán por las calles de Lucena la Pasión y Muerte de Jesús en un evento –el desfile de procesiones infantiles ante Ntro. Padre Jesús Nazareno «Pasión y Gloria Infantil»– que en su actual formato y con ligeras diferencias a lo largo del tiempo se viene celebrando desde el año 1973 de forma ininterrumpida, pero que tiene sus antecedentes un siglo antes, en las “medidas preventivas” adoptadas en Lucena con motivo de la epidemia de cólera en 1855. Nos cuenta don Francisco Antonio Tenllado y Mangas, erudito local decimonónico, que aquel año, por mayo, los niños lucentinos comenzaron a sacar procesiones con imágenes de María Santísima de Araceli, llevando en ellas faroles de cristal y estandartes de papel, al mismo tiempo que solicitaban limosna para costear una función de rogativas a la patrona de Lucena.

Este inusual espectáculo, que llena de color y algarabía las calles del centro de la ciudad, atrayendo a numerosos visitantes de toda la comarca, se ha convertido en la tarde de cada sábado posterior al Domingo de Resurrección, en cantera y vivero de la «santería», permitiendo la participación de niños y niñas desde edades muy tempranas, divididos en distintos grupos.

En un artículo redactado en 2012 por Luisfernando Palma Robles, el cronista oficial de la ciudad se refiere a estas “Procesiones Infantiles” como “proceso de enculturación de los menores”. Destaca Palma Robles que actividades como esta fomentan en los pequeños «el aprendizaje mimético de las formas tradicionales que configuran el ritual santero, encaminado a la práctica de llevar al hombro (=santear), en tronos proporcionados a su edad y condiciones, distintas imágenes, que son reproducciones de las que son procesionadas por los adultos en la semana santa y en otras manifestaciones religiosas, incluyendo imágenes de nuestra patrona, María Santísima de Araceli».

Organizado en sus inicios por la Agrupación de Cofradías y desde 1988 hasta nuestros días por la Asociación Cultural «Peña El Santero», este acto se convierte cada año en ritual para los más pequeños, que ataviados como santeros, hermanos de vela, tamboreros o mantillas, aguardan con ilusión este día tan especial en el que se convierten en protagonistas de su particular Semana Santa –en los últimos años también en pasos de Gloria– representando los mismos papeles que sus mayores.

El evento es un elemento patrimonial más gracias a la calidad de muchas de las imágenes y enseres que se procesionan, en muchos casos perfectas imitaciones en pequeño tamaño de los originales, al tiempo que genera un importante desarrollo socio-económico para distintos sectores profesionales como la orfebrería, el comercio, la hostelería, las floristerías o las sastrerías que se encargan de confeccionar los centenares de túnicas que utilizan los pequeños santeros.

La delegación de Turismo del Ayuntamiento de Lucena inició en 2008 un expediente para lograr la declaración para este desfile de procesiones infantiles como Acontecimiento de interés turístico de Andalucía al reunir todos los requisitos para acceder a esta distinción, tanto por antigüedad como por la importante participación en el mismo.

Con o sin esta distinción, el desfile de procesiones infantiles ante Ntro. Padre Jesús Nazareno constituye una de las manifestaciones culturales más importantes y multitudinarias que cada año se celebran en Lucena y en un foco de atracción turística de primer orden.

La cita es a partir de las seis de la tarde en el céntrico Paseo del Coso. A esa hora esta prevista la concentración de los pasos de la categoría A, reservada a los más pequeños. La última categoría, la D, comenzará a desfilar dos horas más tarde. El breve itinerario a cubrir por estos pequeños aprendices de santeros se limita a las calles Juan Valera y San Pedro, hasta llegar ante las puertas de la Capillita de Ntro. Padre Jesús Nazareno, que desde su altar, observa las evoluciones de los pequeños ante las puertas abiertas del templo. Completan el recorrido las calles Curados, El Peso y Plaza Nueva. ¿Te lo vas a perder?

Fuente: https://www.lucenahoy.com/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje