JURA DE BANDERA EN FUENTE DEL MAESTRE

POR MANUEL GARCÍA CIENFUEGOS, CRONISTA OFICIAL DE MONTIJO Y LOBÓN (BADAJOZ)

El 22 de junio de 1975 juré bandera en el CIR núm. 4 de Obejo (Córdoba), ayer domingo en la Plaza de España de Fuente del Maestre volví hacerlo sin que nadie me haya obligado ahora, en un acto libre y porque así lo he querido de acuerdo con mis convicciones. Lo he hecho sobre la bandera del Regimiento de Infantería Saboya núm. 6, Regimiento fundado en 1537, asentado en la Base General de Menacho de Botoa, integrante de la Brigada Extremadura XI, de la División San Marcial. Presidió el acto el coronel jefe del Regimiento Saboya, don Rafael Dengra Tello, que intervino en el uso de la palabra junto con el alcalde de Fuente del Maestre, don Juan Antonio Barrios García.

Cerca de doscientas personas civiles participaron en un acto de expresión cívica, de lealtad a España y hacia los españoles. De un compromiso hacia la defensa de los intereses colectivos para con el bien común. Es una promesa que como ciudadanos libremente se hace, en un acto solemne, cuyo objetivo es mostrar la fidelidad y lealtad a la Nación española a través de su mayor símbolo: la Bandera. Es expresión de respeto y aceptación de la herencia recibida. Manifiesta el reconocimiento a los que nos precedieron en la construcción de nuestra nación. Entre los jurandos se encontraba el alcalde de Fuente del Maestre que ha sido la primera vez que lo ha hecho, según ha reconocido, ya que no hizo el servicio militar.

Participaron más de doscientos soldados: escuadra de gastadores, banda de guerra de la Brigada, guiones y banderines, y una Compañía de Honores. Fue testigo el numeroso público que se congregó en el recinto que presiden dos edificios singulares de esta hermosa villa: el Ayuntamiento y el templo parroquial de Ntra. Señora de la Candelaria. Durante el desfile militar el público aplaudió y dio vivas al Ejército, reconociendo así el papel que las Fuerzas Armadas realizan en misiones de paz y en la ayuda humanitaria que prestan, anteponiendo siempre el bien común al propio, desde el sentido de un compromiso desinteresado en beneficio de los demás.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje