EL CENTRO SEGOVIANO EN MADRID CUMPLE CIEN AÑOS

“QUEREMOS HONRAR A LOS QUE ENCONTRARON EN ESTE LUGAR LO QUE ERA MÁS DIFÍCIL DE SUPLIR, SUS HOGARES, SU TIERRA…”, DIJO EL PRESIDENTE DEL CENTRO Y CRONISTA OFICIAL DE RIAZA, ANTONIO HORCAJO

Los nuevos socios de honor, con la secretaria y el presidente del Centro Segoviano de Madrid. / f. d.

El Centro Segoviano en Madrid ha comenzado a celebrar su centenario. Y lo ha hecho con una primera ceremonia en la que ha nombrado socios de honor a la Academia de Historia y Arte de San Quirce, al periodista Fernando Ónega, y al presidente de la Audiencia de Madrid, Juan Pablo González-Herrero.

En un acto celebrado en la sede de la institución, en la calle Alburquerque de Madrid, se rindió homenaje a todos los socios que han formado parte del centro, y en especial a quienes han estado al frente de ella. “Queremos honrar a los que encontraron en este lugar lo que era más difícil de suplir, sus hogares, su tierra…”, dijo el presidente del Centro y cronista oficial de Riaza, Antonio Horcajo, ante un auditorio con numerosos socios y segovianos desplazados para la ocasión desde el otro lado de la Sierra de Guadarrama.

La ceremonia también sirvió para descubrir un mural realizado por el artista José Luis López Saura, en el que se resume gráficamente la historia de la provincia de Segovia, y se plasma con gran calidad plástica a muchos de los personajes más relevantes. El pintor recibió las felicitaciones de los asistentes.

Tras una comida que tuvo lugar en el restaurante El Lar de Domingo, cerca del Palacio de El Pardo, los miembros del Centro Segoviano se desplazaron hasta la sede de la capital madrileña para entregar los títulos de segovianos de honor, y comenzar los actos conmemorativos del centenario.

El director de la Academia de Historia y Arte de San Quirce, Rafael Cantalejo, fue el encargado de recoger el reconocimiento, en nombre del resto de miembros académicos. Agradeció esta atención, y destacó que el Centro Segoviano y la Academia de Historia son casi coetáneos. Dijo que el objetivo de la Academia de San Quirce, heredera de la antigua Universidad Popular, era elevar el conocimiento cultural sobre la historia de Segovia, y resaltó las publicaciones y actos que vienen desarrollando.

Posteriormente recibió el título de segoviano de honor el periodista gallego Fernando Ónega, de quien Antonio Horcajo alabó su sensibilidad hacia la provincia, y que ha plasmado en sus ‘Cartas a mi Segovia del alma’. El periodista devolvió el agradecimiento y se confesó “segoviano del alma, porque de cuerpo no puedo”.

Por último se entregó otro título honorífico al magistrado segoviano Juan Pablo González-Herrero González, para quien Horcajo tuvo palabras de elogio, tanto por su trayectoria profesional, como por pertenecer a la familia a la que representa, y que siempre ha sido defensora y valedora de Segovia.

El actual presidente de la Audiencia de Madrid dijo sentirse orgulloso de ser provinciano, y recordó que los grandes personajes que ha tenido Madrid proceden de provincias.

Antonio Horcajo recordó que el título de segoviano de honor ya lo ostentan instituciones como la Diputación provincial, el Ayuntamiento de Segovia, o a los diferentes partidos judiciales, a quienes se lo concedieron en el año 1922.

Rafael Matesanz

También tuvo Horcajo un recuerdo para el doctor Rafael Matesanz Acedos, quien no pudo acudir a este acto por motivos de salud. Destacó su gran labor como director de la Organización Nacional de Transplantes. “Le debe mucho la humanidad”, dijo Horcajo. “Esta organización es hoy la envidia del mundo”.

Horcajo hizo otra reclamación para las instituciones públicas segovianas: que se ponga el nombre de Teófilo Hernando al Hospital General de Segovia, para tener así un recuerdo a un personaje histórico y muy relevante de la provincia.

No fue la única petición del presidente del Centro Segoviano. Antonio Horcajo volvió a insistir en la importancia de las infraestructuras para luchar “contra la despoblación, o mejor dicho, conseguir la repoblación”. “Segovia se hizo grande mirando al Sur, y llegó hasta el río Tajo”, afirmó rememorando la historia de la provincia en sus momentos más gloriosos. Pero consideró necesario hoy crear nuevas vías de comunicación hacia el Norte para que Segovia abra las puertas al colapso del desarrollo de Madrid. La mejora del eje de comunicación entre Segovia y Medina del Campo, y entre Segovia y Aranda de Duero resultan vitales para el futuro. Y también, una vez más, reclamó la construcción de un nuevo túnel para la otrora denominada ‘carretera de la República’, bajo la Sierra, en la parte baja de Navacerrada.

La jornada festiva finalizó, al igual que al comienzo, con la interpretación de varias piezas de música folclórica segoviana por parte de un grupo de dulzaineros.

HOGAR DE TODOS

El presidente del Centro Segoviano y cronista oficial de Riaza, Antonio Horcajo recordó que este lugar se fundó el 6 de mayo de 1920. “La Casa de los segovianos en Madrid aspira a ser punto de encuentro de los segovianos dispersos por el mundo y de cuantos tengan o sientan alguna vinculación o simpatía por esta tierra”.

Hoy, el Centro quiere principalmente acercar y potenciar Segovia. Para ello es lugar de manifestaciones culturales, sociales y tradicionales para todos los segovianos y amigos de esta tierra. “Somos conscientes del gran patrimonio histórico y artístico además de nuestra estupenda gastronomía y queremos compartirla con todo aquel que quiera acercarse, para así, de algún modo, sentir más cerca a nuestra querida Segovia”, dijo. Además hizo un llamamiento a las nuevas generaciones de Segovianos residentes fuera de su lugar de origen para que mantengan la actividad y utilicen este centro como punto de encuentro y para compartir vivencias y pasiones comunes.

González-Herrero: El diferente concepto de los ‘particularismos’

El magistrado segoviano Juan Pablo González-Herrero, presidente de la Audiencia Provincial de Madrid, puso de manifiesto la diferente concepción que puede tener el concepto de localismo, o como él dijo, “particularismo”.

Tras señalar que es muy típico de España la creación de centros regionales para poner en valor las características propias de un territorio, dijo que esa distinción puede tener una visión positiva y sana, que engrandece y fortalece a un país. Pero también un concepto negativo como es el nacionalismo que desemboca en la xenofobia y el menosprecio a lo español.

Lamentó que con el tiempo hayan decaído los centros regionales, tan importantes en muchas zonas de España que recibían emigrantes, como Madrid, Cataluña o el País Vasco; y también en el extranjero como en América donde recayeron muchos españoles. Pero por el contrario, auguró un gran futuro al Centro Segoviano en Madrid, gracias al liderazgo que ha tenido en estos últimos años.

Fuente: http://www.eladelantado.com/ – FLORENTINO DESCALZO SAN FRUTOS

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje