EL “CHALET DE BENAVIDES”, EN VILLANUEVA DEL ARZOBISPO • JUAN AMBROSIO BENAVIDES MILLÁN, HIJO PREDILECTO. SU SANGRE, BROTÓ COMO MANANTIAL DE CULTURA, TRABAJO Y HUMANIDAD (II)

POR MANUEL LÓPEZ FERNÁNDEZ, CRONISTA OFICIAL DE VILLANUEVA DEL ARZOBISPO (JAÉN)

D. JOSÉ Mª BENAVIDES.

Fue el primer villanovense nombrado Hijo Predilecto en 1920.

Es necesario profundizar en la biografía de este personaje, que estuvo siempre entregado a la defensa y mejora de la localidad, preocupado por los necesitados y que no mereció el triste final en agosto de 1936.

Nacido en Villanueva del Arzobispo el 14 de agosto de 1881. Cursó los estudios de Derecho y fue Presidente de los Olivareros de España. Casó con Catalina Bueno Bueno de los que nacieron tres hijos, Ana Dolores, José Mará y Antonio María.

Mesa petitoria en los primeros años de Cruz Roja.

Asistió el día 15 de septiembre de 1919 a la primera reunión para la fundación de la Cruz Roja de la localidad. Puso en marcha una Sección de Ambulancias, y se nombraron como patronos locales de la Cruz Roja a San Andrés y San Miguel Arcángel. Solicitó a la Corporación Municipal la cesión de una casa del antiguo convento de San Francisco, que tras las reformas necesarias dedicaría a la sede de Cruz Roja. Durante más de catorce años ocuparía el cargo de Presidente.

Debo reseñar que, junto con el Marqués de Foronda fueron los artífices que a nuestra localidad en el año 1920 se le concediese por el rey Alfonso XIII, el título de Ciudad. Por ello el Ayuntamiento Pleno adoptó el siguiente acuerdo:
En Villanueva del Arzobispo a veintiocho de mil novecientos veinte bajo la presidencia del Sr. D. León Bueno Medina, se reunieron en la Sala Capitular los señores Concejales previamente convocatoria hecha con forma legal, en sesión extraordinaria.

Abierta la sesión, el infrascrito Secretario de orden de la presidencia dio lectura al Real Decreto del Ministerio de la Gobernación, fecha veinticinco de los corrientes, inserto en la Gaceta de Madrid correspondiente al veintiséis en el que Su Majestad ( q.D.g.) confiere a esta ciudad el título de ciudad y a la Corporación Municipal el tratamiento de Excelencia y se acordó por unanimidad que conste en acta la satisfacción del Ayuntamiento por tan preciados mercedes; que se telegrafíe a Su Majestad el Rey la gratitud del vecindario y de la Corporación y la más fiel y entusiasta adhesión a la Monarquía y a su egregia persona.

También se acordó por unanimidad conferir la representación del municipio al Sr Alcalde, Diputado a Cortes por este distrito, al Diputado provincial D. Juan Ambrosio Benavides y al exdiputado Don José María Bueno Millán, para que soliciten de su Majestad el alto honor de ser recibidos en audiencia y eleven a la grada del Trono dichos sentimientos de inquebrantable gratitud.

Teniendo en cuenta que la concesión de los mencionados honores ha sido gestionado por nuestro querido y prestigioso Diputado en Cortes Excmo. Señor Don Mariano de Foronda y González- Villarino por iniciativa de nuestro ilustre paisano Don Juan Ambrosio Benavides Millán, dando a ambos con ello una prueba más de cariño e interés que les inspira este notable pueblo, por unanimidad acordó su Excelencia otorgarles al primero el título de HIJO ADOPTIVO de esta Ciudad y al segundo el de HIJO PREDILECTO de la misma.”

En el Pleno de la Corporación Municipal de mayo de 1927, se acordó por unanimidad “Hacer constar en acta la satisfacción de este Ayuntamiento por la gestión realizada por todos los miembros de la Comisión y muy especialmente por el Presidente de la ‘Unión Patriótica’ de esta ciudad don Juan Ambrosio Benavides y Millán que con tanto acierto supo defender los intereses de Villanueva del Arzobispo aprobando todo lo hecho tal y como aparece en el documento de referencia”. (Puede tratarse su intervención en el Pleito del reparto de la Sierra de las Villas)

Fue uno de los impulsores de la construcción de la Plaza de Toros. En un documento de 1927, aparece el contrato con Manuel López Ramírez, para que finalice ciertas obras. Firma el documento junto con el contratista.

En 1927, solicitó al Ayuntamiento Pleno que nombrara HIJO ADOPTIVO a D. Ramón García del Valle y Salas, por los diferentes servicios que tan generosamente viene prestando a la ciudad, por aclamación fue aceptada la propuesta.

Solicita al Ayuntamiento una subvención para las obras del Asilo Hospital, adjuntando un presupuesto del maestro de obras Juan de la Piedra.

En 1936 se traslada a Madrid, su palacete se utiliza como Hospital. Murió asesinado en nuestra localidad el 18 de agosto de 1936.

Su muerte y la sangre derramada se convirtieron en un manantial de cultura, trabajo y solidaridad, ya que su mujer e hijos, donaron al Padre Villoslada toda su hacienda para que no se repitiesen los hechos de 1936.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje