LA LLEGADA DEL TELÉGRAFO A NAVALMORAL

POR DOMINGO QUIJADA, CRONISTA OFICIAL DE NAVALMORAL DE LA MATA (CÁCERES)

Como ya les adelanté cuando hacíamos referencia al popular “Camino de los Palos”, relacionado también con la traída de la energía hidroeléctrica a nuestra localidad, en aquel lejano ya 1902 se instaló en Navalmoral el primer teléfono de uso particular.

Pero ya teníamos telégrafo mucho antes: desde finales del siglo XIX, cuando se inauguró el servicio férreo. En cuy instalaciones de la Estación se ubicaría dicho servicio, imprescindible para el correcto funcionamiento de ese transporte (como hemos observado en numerosas películas…).

Ferrocarril que llegó en el año 1878, con la puesta en marcha del trayecto Madrid-Navalmoral. Tres años más tarde se completaría la línea Madrid-Lisboa, con presencia de los reyes de ambos países.

A nivel nacional, en España, el servicio telegráfico se inauguró en 1855.

Pero, regresando a nuestra localidad, además del servicio ferroviario, poco después se instala otro servicio telegráfico “público”, a disposición de todo aquel que deseara enviar o recibir un telegrama. Y, de ese modo, tras la instalación de postes, cables e instrumental correspondiente, en junio de 1884 el Ayuntamiento moralo alquila una casa en la calle Meridiano (Germán Duque actual) para instalar en ella las oficinas de Correos y Telégrafos. Recordemos que aún no se había edificado la nueva Casa Consistorial (1892) y en el antiguo no existían dependencias suficientes. Aunque su actividad no se ejercía «a tiempo completo»: sólo funcionaba durante el día (“11 horas”).

Cuando finalizó el contrato hacen lo mismo con otra vivienda: alquilan una casa (en la esquina de la calle don Gonzalo (hoy Gabriel y Galán) con la actual plaza de la Cruz de los Caídos (“Plazuela de la Ermita” entonces) para servicio de Correo y Telégrafo. Ésta última durará muchos años, y era propiedad del propietario moralo Ángel del Monte Ruiz; pero sólo como oficina de Correos, ya que la de Telégrafo se instaló en los albores del siglo XX en la planta baja del Ayuntamiento (en 1907 ya estaba allí, dirigida por Enrique Rícher, que además era el encargado del reloj de la Villa, como hemos visto ayer). Después sería regentado el servicio por otros, siendo el más conocido don Paco Lozano, que además ejercía allí la docencia.

Y cambiaría de dependencias, pasando de nuevo al de Correos.

Mañana les hablaré del teléfono, y otro día del servicio postal…

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje