EN AVILÉS, EL «BOLLU»

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

10259814_613158738772686_3638017569886484988_n

Avilés (Asturias), la «Villa del Adelantado» (nos referimos al Adelantado de La Florida, don Pedro Menéndez), tiene en el lunes de Pascua una de las fiestas más representativas de la asturianía «folixera». Declarada en 1972 como de Interés Turístico, combina y ensambla en todos sus actos tradición, costumbrismo e imaginación renovadora. Actos que tienen en la famosísima COMIDA EN LA CALLE (ideada en 1993), con participación comunitaria de unas 20 000 personas; en el desfile de carrozas y en el reparto y degustación del BOLLU DE PASCUA, sus exponentes más significativos.

Vamos a hacer un poco de historia sobre esta fiesta avilesina del BOLLU. Fue en los finales del siglo XIX -creo que en 1893- cuando por iniciativa del Dr. D. Claudio Luanco y la colaboración de sus amigos Pío Arines, Ramón Carcedo, Wenceslao Carreño, Bernardino Carrera, Francisco Maribona, Florentino Guardado, Antonio Valdés y Fernando Carreño, se creó una Sociedad de Festejos, presidida por el propio Claudio Luanco, para dar mayor «pompa y esplendor» a la celebración de la Pascua de Resurrección: Misa solemne, procesión, desfile de carrozas y comida campestre con reparto del bollo de Pascua.

Por cierto y como recuerdo curioso: El primer año que se programó esa fiesta fue tal el «diluvio» que cayó que los bollos hubieron de repartirse bajo los arcos de la Plaza Nueva.

¿Y en qué consiste este bollo pascual avilesino?

El más tradicional engloba, superpuestos a modo de edificio piramidal, tres bizcochos mantecados, cada uno de ellos en tamaño decreciente, con forma de estrella de tres puntas o de hoja de trébol. El conjunto se glasea con un baño blanco (al gusto) y se adorna con plumas de colores, pequeños huevos de chocolate, pitinos («polluelos») de pelín amarillo y otros complementos a gusto del artesano-confitero. Ya lo saben: hoy, en Avilés, EL BOLLU; mañana… hablaremos del Gobierno (perdón, me equivoqué, hablaremos de los HUEVOS PINTOS).

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje