OJO DE MEA

POR PEPE MONTESERÍN, CRONISTA OFICIAL DE PRAVIA (ASTURIAS)

Cumbre de Peña Mea.

Con mi grupo miercolés subí la Mea por su vertiente norte, desde Les Campes, por la Collada Doñango y Los Palomos; desde arriba se ve Oviedo rebién; luego culminamos Peñas Negras, volvimos por la Fuente el Gatu y bajamos por el Arco u Ojo de Buey, para cerrar la circular pasada la Collada de Pelúgano. Hablé de Peña Mea en anterior excursión y hoy pongo el ojo en el Ojo de Buey. Dice George Eliot en “Silas Marner” que a los ojos abiertos de un bebé, en su cuna, los vuelve de más edad nuestro tumulto interior; yo traté de adentrarme en los 300 millones de años del Ojo, de aventurarme en su cielo y dejarme arrastrar por su agujero azul, alma de Mea y de Pangea, que mira al Aramo por un lado y por el otro al Crespón; cuenca de calavera, diana de relámpago, imbornal de lágrimas de cal y de nieve, luz del amanecer, oasis en la sombra, ojal para esta modesta flor de un peregrino de las cuestas.

Fuente: https://www.lne.es/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje