PROYECTO DE CONSTRUCCIÓN DE UNA VÍA FÉRREA EN LA VEGA MEDIA DEL RÍO SEGURA

POR JOAQUÍN CARRILLO ESPINOSA, CRONISTA OFICIAL DE ULEA (MURCIA)

Cuando llegó a la Alcaldía de Ulea en el año 1887, D. Felipe Carrillo Garrido, interpuso una querella a la Dirección de R.E.N.F.E., debido a que todos los cítricos y demás frutas que exportaban los agricultores y comerciantes uleanos, carecían de una marquesina en la estación de Archena, que pudiera proteger los productos uleanos de las inclemencias atmosféricas, durante el tiempo que estaban aparcadas en dicha estación a la espera de ser embarcadas hacia los distintos mercados.

Aquellas quejas, a través de la prensa murciana, hicieron recapacitar a las autoridades ferroviarias y, como le sobraban razones al Alcalde de Ulea, colocaron una amplia marquesina en la Estación de Archena, que protegía del calor y del frío, de la lluvia y el viento y, como consecuencia, nuestros frutos uleanos llegaban a sus mercados de destino en idénticas condiciones que las de los demás exportadores. Sí, el Alcalde D. Felipe Carrillo Garrido, consiguió su objetivo…. y bien que se lo agradecieron los agricultores y exportadores de Ulea.

Pues bien, otro Alcalde uleano, D. José Carrillo Hita, como primer Edil del Ayuntamiento de Ulea, en el año 1947, revolucionó a todas las autoridades de la Vega Media del Segura, para hacerles comprender la necesidad de la realización de una desviación o nueva construcción de una línea de ferrocarril que, partiendo desde Cieza, cruzara todo el Valle de Ricote, pasando por Abarán, Blanca, Ricote, Ojós, Villanueva del Segura, Ulea, Archena, Lorquí y Ceutí; tanto para que sirviera de transporte público como para dar salida a los distintos mercados, a los excelentes frutos de las fértiles huertas del Valle de Ricote y colaterales.

El Alcalde de Ulea D. José Carrillo Hita, infundió confianza en todos los miembros de su Consistorio y, además, enardeció a todos los habitantes de la Vega Media del Segura.

A pesar de su corta estatura, el Alcalde Pepe Carrillo, arengó a todos los Consistorios; haciéndoles comprender las razones de «necesidad», «justicia», y, «de orden público» que aconsejan y amparan nuestra legítima aspiración; tal como el ferrocarril de vía estrecha que une Caravaca con Murcia Zaraiche.

Los directivos de Renfe escucharon a los políticos implicados, bajo la dirección del Alcalde de Ulea D. José Carrillo Hita y, lo tomaron en consideración, aunque «les iban dando largas»; sin dejar de entender que la petición de las autoridades del Valle era correcta y comprensible. Sin embargo, les objetaban que los técnicos tenían que realizar un minucioso estudio topográfico y geológico de los terrenos por donde pasaría la vía férrea; así como la construcción de las distintas estaciones ferroviarias.

El Ayuntamiento de Ulea, después de un estudio detallado de la obra a realizar, que mantiene en vilo a todos los ciudadanos del Valle de Ricote, acuerda:

A) Hacer suya la petición de los demás Consistorios del Valle de Ricote; desde Cieza, Abarán, Blanca, Ricote, Ojós, Villanueva del río Segura, Ulea, Archena, Ceutí y Lorquí; solicitando de los Poderes Públicos, que se haga cuanto antes el estudio del trazado y construcción de dicha vía ferroviaria que uniría a Cieza con Lorquí; pasando por los pueblos anteriormente citados. Sin lugar a dudas, obra necesaria para el desarrollo de los pueblos de la Vega y, conveniente para todos; incluida R.E.N.F.E; siendo su posible construcción una acertada obra del Gobierno de la Nación.

B) Autorizar al Sr. Alcalde D. José Carrillo Hita para que lleve a efecto todo cuanto se ha acordado; formulando la debida petición al Excmo. Sr. Ministro de Obras Públicas o Dependencias competentes, tanto a nivel individual como colectivo, recabando las colaboraciones y gestiones que considere oportuno y necesarias a lo largo de tan soñadas aspiraciones.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje