LA DIPUTACIÓN DE SEGOVIA ENTREGA SUS MÁXIMAS DISTINCIONES EN EL DÍA DE LA PROVINCIA

EL PRESIDENTE DEL CENTRO SEGOVIANO EN MADRID Y CRONISTA OFICIAL DE RIAZA, ANTONIO HORCAJO, DECLARÓ QUE SU EMOCIÓN ES RECIBIR “COMO LA ESPIGA QUE HA GRANADO” QUE SEMBRARON LOS QUE IMPULSARON LA CASA Y CENTRO DE REUNIÓN DE TODOS LOS SEGOVIANOS

Por segundo año consecutivo, la Diputación de Segovia celebró el acto del Día de la Provincia entregando sus máximas distinciones. La periodista Pilar Cernuda y el abogado y director de la Fundación Valsaín, Álvaro Gil Robles son ya Hijos Predilectos de la Provincia de Segovia, y el folklorista Ismael Peña, nacido en Torreadrada, Hijo Adoptivo. Además, la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, heredera de la Universidad Popular, y el Centro Segoviano en Madrid, fueron distinguidos con la Medalla de Oro.

El patio del Palacio Provincial fue el escenario de la foto familia, de los galardonados con el presidente de la Diputación de Segovia, Francisco Vázquez, en uno de sus últimos actos al frente de esta institución, como algunos de los miembros de la actual corporación provincial. De hecho, Vázquez solicitó a la próxima corporación el mantenimiento de esta recuperada celebración del Día de la Provincia.

La periodista gallega Pilar Cernuda, que reside en Madrid, lleva más tres décadas escapándose siempre que puede a su refugio en Marugán, del que es una vecina más y una gran embajadora, al igual que del resto de la provincia de Segovia, de la que destaca la calidez de sus gentes, además de su belleza patrimonial y natural. Un vínculo que quedó refrendando para siempre con la concesión del título de Hija Adoptiva de la Provincia.

El abogado y exdefensor del Pueblo, Álvaro Gil Robles, también está muy orgulloso de su cariño por esta tierra, que descubrió a finales de la década de los 60 siendo profesor del Colegio Universitario ‘Domingo de Soto’. Posteriormente, en 1972, estableció su residencia, junto a su familia, en el pueblo de Sotosalbos. Para Gil Robles, los segovianos son gente que saben acoger muy bien y son “muy generosos”.

Los sentimientos de alegría, emoción y sorpresa fueron los que embargaron al folklorista Ismael Peña cuando le comunicaron la decisión de la corporación provincial de nombrarle Hijo Predilecto. A sus 85 años, sigue activo y defiendo la importancia de revalorizar la cultura y el arte tradicional como instrumento para revitalizar los pueblos.

La Diputación de Segovia también aprovechó la efeméride de dos grandes instituciones para entregarles la Medalla de Oro de la provincia. El presidente de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, Rafael Cantalejo, remarcó que son los orgullos herederos de la Universidad Popular de Segovia, que comenzó su andadura en 1919 y tuvo, entre sus impulsores al poeta Antonio Machado.

La espiga que ha granado

Por su parte, el presidente del casi centenario también Centro Segoviano en Madrid y cronista oficial de Riaza, Antonio Horcajo, declaró que su emoción es recibir “como la espiga que ha granado” que sembraron los que impulsaron la casa y centro de reunión de todos los segovianos que han pasado por la capital de España.

Tras la sesión de fotos, en el patio de columnas de la Palacio Provincial, los galardonados y todos los invitados fueron a pie hasta el teatro Juan Bravo, con un pasacalles, con el acompañamiento musical de la dulzaina y el tamboril de los integrantes de la Escuela Provincial de Dulzainas.

Fuente: https://segoviaudaz.es/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje