ÁNGELES DE BARRO

POR PEPE MONTESERÍN, CRONISTA OFICIAL DE PRAVIA (ASTURIAS)

Javier Suárez, párroco de San Juan, antes párroco mío y de los feligreses del Cristo, con quien hice un multirriesgo de mi hogar y mi familia, corredor de seguros intangibles, dicho sea con mis respetos a los agentes de pólizas por lo civil, una cosa no quita la otra, a Dios lo que es de Dios y a Catalana de Occidente lo que es de Catalana de Occidente, subió a la cubierta de su basílica un poco neorrománica y otro neobizantina y descubrió el deterioro del cimborrio, las vidrieras y los ángeles de las cornisas, con alas de mortero armado a punto de desarmarse, bien con la ciclogénesis explosiva de Mónica López, bien con el céfiro blando de Esteban Villegas, precipitarse al vacío y matar a un ruiseñor, con el riesgo suplementario si es ateo. En más de dos millones de euros evalúan los peritos esta broma que, mientras los recauda y no, obligan a Javier a cristianar a la tira de viandantes dejados de la mano de Dios, redes de seguridad aparte.

Fuente: https://www.lne.es/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje