ASAMBLEA DE LOS CRONISTAS DE EXTREMADURA

POR JUAN FRANCISCO RIVERA DOMÍNGUEZ, CRONISTA OFICIAL DE LAS BROZAS (CÁCERES)

Los Cronistas Oficiales de Extremadura se reunieron el sábado en asamblea general en la sede del Centro de Interpretación de Geoparque Mundial de la UNESCO de las Villuercas en la localidad de Cañamero.

Llegar hasta Cañamero desde Madrid, donde reside el cronista de Las Brozas desde hace una treintena de años, son unos 240 kilómetros, fue una verdadera gloria; cruzar desde el Puerto de San Vicente, que separa la provincia de Cáceres de la de Toledo, viendo por la mañana los picos de relieve apalachense, en los que las alturas están peladas y llenas de piedras, contrastando con las tierras fértiles de los valles. Me llamó la atención, tanto por la mañana como por la tarde el Estrecho de la Peña Amarilla, donde hay un aparcamiento en el kilómetro 82,5 de la carretera EX 102 y poder contemplar la maravilla que ha hecho la naturaleza durante millones de años. El silencio embarga al viajero.

La asamblea de la Asociación de los Cronistas Oficiales de Extremadura a la que acudieron 34 asociados, de los 74 que tiene la Comunidad Autónoma, más numerosos acompañantes, la abrió el alcalde en funciones de la localidad de Cañamero, Felipe Cerro, y en la que se trataron temas interesantes, como el superávit económico de la agrupación; el nombramiento de un cronista oficial en la ciudad portuguesa de Elvas, declarada Patrimonio de la Humanidad. No se ha conseguido, pese a las numerosas gestiones, poder acceder a que el arzobispado de Mérida-Badajoz, permita a los cronistas la consulta de los archivos parroquiales, pese que el presidente de la Diputación de Badajoz y alcalde de Villanueva de la Serena, Miguel Ángel Gallardo, ofreciera 1,2 millones de euros para su digitalización. Igualmente se felicitó a Fabián Lavado, secretario general de la junta directiva y cronista de La Zarza (Badajoz), por su labor en la elaboración de los 22 boletines “El Cronista Extremeño”, con información y crónicas de los asociados. Se agradeció el premio concedido a la Asociación de la revista de Plasenzuela (Cáceres) por la labor realizada por todos sus asociados al reconocer la labor de recuperar la historia y las costumbres locales a través de sus investigaciones y de sus crónicas.

Fueron rechazadas, por gran mayoría, las dos propuestas que ofrecía la actual junta directiva. Una era la adhesión de la concesión y medallas a ciertas personalidades, salvo cuando estén de acuerdo con los fines de la asociación, tales como estudios históricos o culturales. La segunda propuesta, también rechazada, fue la de que la Asociación de Cronistas Oficiales de Extremadura pudiera nombrar, a propuesta de la junta cronistas correspondientes en aquellas localidades que, por las circunstancias que fueran, no fueran elegidos por sus respectivos Ayuntamientos y no hubiera ya un cronista oficial.

El último tema del punto del día, además de la entrega de diplomas y carnets, fue la no presentación de la actual junta directiva, por lo que el presidente, Manuel Hurtado Fadrique, cronista de Villanueva del Fresno (Badajoz) dio el plazo de un mes para que se creara una nueva junta directiva, pues en caso contrario cesaban todos el 21 de octubre y si no había nuevos gestores de la asociación, salidos de entre los actuales socios, la entidad se vería abocada a desaparecer.

Así acabó la asamblea, con un fuerte aplauso, iniciado por un servidor, por la buena labor desarrollada durante estos años. El grupo se unió al de los acompañantes, en la bodega Cañalva ((https://www.bodegascanalva.com/es/) y posteriormente en un almuerzo en el Hotel Rural Villa de Cañamero, propiedad de una mujer gallega, donde se sirvió un suculento almuerzo, siendo cerrado con unas cerezas del Valle del Jerte ofrecidas por el cronista de Tornavacas (Cáceres), Juan Pedro Recio.

Por último, durante la comida y gracias a las buenas gestiones del cronista de Trujillo, José Antonio Ramos Rubio, se logró crear una nueva junta directiva, presidida por el cronista de Plasenzuela, Francisco Gómez Núñez, a quien acompañarán el cronista de Cañamero, Esteban Cortijo Parralejo; el actual tesorero y cronista de Tornavacas, Juan Pedro Recio Cuesta, el de Montijo, Manuel García Cienfuegos y el de Santa Marta der Magasca, Andrés Amarilla Toril.

Un final feliz para la asamblea de la Asociación de Cronistas Oficiales de Extremadura, que toma ahora un nuevo rumbo y se abre a un futuro prometedor.

La vuelta a Madrid, a media tarde, fue deliciosa, con el sol en la espalda, el cronista – viajero recorrió lo desandado y volvió a contemplar las crestas peladas de las montañas de las Villuercas, volviéndose a parar en el estrecho de Peña Amarilla, un desfiladero fluvial producido por el encajonamiento del arroyo Jalihuela, al atravesar los estratos de las cuarcitas armoricanas que conforman este espectacular paisaje que tiene más de 470 millones de años, formado en el período geológico del Orodovico interior. ¡Todo un regalo para la vista y para el espíritu!

Fuente: https://cronistadelasbrozas.blogspot.com/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje