«LA SENTENCIA SOBRE EL CLAUSTRO DEL MONASTERIO HA SIDO JUSTA»

CONVERSACIONES CON… FELIPE MOLINERO, CRONISTA OFICIAL DE SANTA MARÍA LA REAL DE NIEVA

Felipe Molinero. / Kamarero

Nuestro recorrido por la provincia de Segovia junto a sus Cronistas Oficiales, nos lleva a un municipio cargado de historia, de reyes, de nobles, de tradiciones… que para Felipe Molinero, natural de Santa María la Real de Nieva, profesor de Historia de instituto y Académico de San Quirce, se han convertido en el centro de su trabajo desde hace ya unos años.

Como Cronista Oficial, no solo se ha dedicado a recuperar los renglones de la historia que, por diferentes motivos, han desaparecido de las estanterías de los archivos. También a contar paso a paso, la vida cotidiana, el día a día… en las páginas de El Adelantado de Segovia bajo el seudónimo de “Media Luna” (nombre de una popular calle de la localidad que tiene forma semicircular y se encuentra tras el Ayuntamiento) y en sus propios libros.

De los detalles sobre su trabajo, de las dificultades y los logros, nos habla él mismo:

— ¿Cómo llegó Felipe Molinero a ser Cronista oficial de Santa María la Real de Nieva?

— Toda la vida he estado estudiando sobre esta localidad, soy de allí… Con mis estudios, siempre que he hecho algún Proyecto, como se les llama ahora, siempre he tratado sobre temas de allí. Desde el curso 72-73, del pasado siglo, que estaba estudiando en Salamanca, ya comencé a hacer una tesina sobre la religiosidad de Santa María. Luego hice un estudio socioeconómico, haciendo el Graduado Social y, al final, en la UNED, un profesor de Historia Medieval, me indicó que podía hacer una tesina sobre la historia de los Privilegios de Santa María y, así lo hice.

En el año 1989, creamos la” Asociación Cultural llamada Santa María 92, VI Centenario” y, entre quienes la fundamos, nos comprometimos a hacer varias cosas como realzar los actos del VI Centenario y pusimos en marcha y publicamos una revista, “La Espadaña”, en la que recogíamos, la historia de Santa María, visitando archivos… Además, he estado de corresponsal en ‘El Adelantado de Segovia’ desde el año 1989 hasta pasado el año 2000, hasta que me vine a vivir a Segovia y perdí un poco la relación con esto. Así ha sido…

— En otras palabras, siempre muy ocupado…

— Pues sí. Ahora está en imprenta un estudio sobre la devoción a la Virgen de la Soterraña, siempre tengo trabajo sobre algún tema.

— ¿Quién le propuso ser Cronista Oficial de Santa María la Real de Nieva?

— Me lo propusieron en el año 1993, en un pleno extraordinario del Ayuntamiento, porque había publicado ya para entonces dos o tres libros, uno sobre la fiesta de “Los Cirios”, otro sobre La Soterraña… Me propusieron, porque estaba en boca de todo el pueblo y, además aprovecharon que había una reunión de los Cronistas Oficiales de España en Segovia y, tenían prevista una visita a la localidad de Santa María y… por ello, me dieron el visto bueno.

— Santa María la Real de Nieva es una zona con mucha historia ¿Es fácil o no, encontrar datos sobre esta zona?

— Prácticamente en Santa María han desaparecido todos los archivos de documentos que había. Entre otras cosas, he estado estudiando e investigando todo esto y, he observado que hubo un tiempo en el que alguien se llevaba un manuscrito o, alguna historia y no se daba ninguna importancia. Al final, por dejadez, desaparecían.

También es verdad que hay muchos documentos, sobre todo referidos a los Privilegios, que están en poder de familias particulares de Santa María. Investigando un poco, he sabido que habían sido alcaldes de Santa María en algún momento, lo sacaban… no digo que con mala intención pero que, al final, es una de esas cosas que se lleva uno, desaparecen y nadie….

Cuando empecé a trabajar los documentos que estaban allí no llegaban al 30% de lo que se conocía de la historia. Hay que remover muchos archivos, recuperar papeles, estar investigando por un lugar y por otro y, eso sí, en los últimos 30 o 40 años, se han publicado cosas muy interesantes sobre la historia de Santa María.

Sobre el Claustro hay dos publicaciones fundamentales, una es la de Antonio Sánchez Sierra y otra, apareció el año pasado, sobre el Claustro y los Dominicos, de Diana Lucía Gómez Chacón, una publicación muy interesante realizada por la Diputación.

— El Claustro, últimamente, está siendo noticia. La relación de Santa María con la Diócesis… La reciente sentencia sobre la propiedad del claustro…

— La sentencia ha sido justa, y el pueblo está contento. Estaba suficientemente documentada la propiedad por parte del Ayuntamiento.

— ¿Cómo está la investigación histórica? ¿La investigación que realizan los Cronistas Oficiales es valorada?

— La verdad es que a mí me nombraron sin un compromiso por ninguna parte. Sí que es cierto, en cambio, que desde que me nombraron Cronista Oficial, me comprometí a escribir. También es cierto que, como corresponsal yo firmaba como “media luna”, que es el nombre de la calle que está detrás del Ayuntamiento de Santa María y tiene precisamente esa forma, porque como Cronista o como particular, siempre he firmado con mi nombre pero, como corresponsal…

Luego, lo de visitar archivos y cosas de esas. Cuando tienes trabajo y familia, muchas veces no te puedes desplazar a los sitios que quieres y además, también vale dinero… Pero, por orgullo personal y, sobre todo implicado, porque estoy muy arraigado a Santa María, siempre me he comprometido a investigar y, hago lo que puedo.

Tengo rachas. Hay veces que, sobre todo cuando hace mal tiempo, a lo mejor aprovecho y me meto a investigar alguna cuestión… pero luego, en periodos más vacacionales, me olvido dos meses o tres… Son rachas.

— Antes de que se nos olvide ¿Qué evolución ha notado en Santa María desde que empieza a investigar hasta ahora? Cuando se habla de la despoblación, del cierto abandono que siente la población del mundo rural… ¿Santa María también padece estos problemas?

— ¡Uf! Santa María ha bajado muchísimo en población. Desde pequeño… en los años 60-70 por la emigración a Madrid… pero, últimamente, toda la zona de Santa María, con los pueblos agregados… toda la zona, es una de las más despoblada de Segovia, junto con la zona de Ayllón… Creo que en Ayllón y su entorno, hay casas rurales pero, en Santa María hay muy poco de esto y… La población ha bajado muchísimo.

— Y ¿Esa población está envejecida?

— Muy envejecida.

— Los jóvenes, cuando comienzan sus estudios más fuertes…

— Se van. No se queda la juventud. A ver si ahora tenemos la suerte de que, con la fábrica de los cartuchos ecológicos… puede generar un poco de empleo pero… ayer lo hablaba con un compañero: “No hay gente que esté en el paro en Santa María, prácticamente no hay”. O están estudiando o, los que han terminado de estudiar y han encontrado trabajo fuera, ya no van por allí…

— De todo lo que ha encontrado al investigar en archivos y documentos durante estos años ¿Ha encontrado algún dato interesante, sorprendente…? ¿Algo que nunca hubiera pensado que eso sería así?

— Una de las cosas más interesantes que he investigado, fue dar con el archivo de los Dominicos que está en Ávila. Realmente no es mucho lo que tiene pero si encontré una serie de cartas muy interesantes, por ejemplo, una de Juana la Loca, en la que pregunta lo que costaría hacer un Ayuntamiento o una Casa del Concejo en Santa María. También hay otra de Carlos V, el manuscrito de los Privilegios, que se está restaurando en Simancas.

Había otra carta en la que ponía, y fue muy importante para mí porque hice una ponencia sobre ello en un Congreso sobre ciudades amuralladas, que el Rey donó 40 mil maravedíes para que se reforzaran las cercas o murallas de pizarra, que es el material que hay allí, pues tras la Guerra de las Comunidades, quedaron muy deterioradas.

Además, en el archivo parroquial, encontré en algunas ocasiones, hablando de las cercas que existían y de las puertas de entrada: La Puerta de Ortigosa, la Puerta de Nieva, la Puerta de Segovia… era muy curioso. Hice algún esquema de cómo era esta zona “cerrada” de la Villa en aquella época.

— ¿De eso no ha quedado casi nada?

— Nada. De las puertas, nada. De la cerca sí porque ese material aún existe…

— Como la Plaza de Toros, una de las pocas realizadas en ese material…

— Plazas de Toros antiguas, sí que las hay pero, de pizarra hay pocas.

— ¿Hay algo que haga destacar a Santa María del resto de las localidades? Es un pueblo con un escasísimo término municipal…

— Es así. Santa María la Real de Nieva se creó cuando ya estaba todo repoblado. Fue la aparición de la Virgen de la Soterraña la que hizo que se proporcionara un poco de terreno, por parte de la reina, que fue quien se empeñó, Catalina de Lancaster, y es apenas un kilómetro cuadrado o poco más, muy poquito.

Santa María, ha vivido fundamentalmente, a lo largo de la historia, de la industria textil, que fue importantísima; del cuero, que se hacía en la calle de Santiago y, de la cerámica, los cacharros típicos de casa, loza fundamentalmente.

Después, durante los últimos cien años, Santa María ha sido una localidad que ha vivido dedicada a los servicios y de los funcionarios pero ahora, ya no vive la gente allí, ahora se desplazan con los coches. Recuerdo que cuando yo era pequeño en Santa María había otro movimiento y, otro ambiente…

Antes vivía de los servicios y el comercio. Siempre había ferias. En cambio, de agricultura, Santa María, nada. En el pueblo, siempre he conocido solo 2 o 3 agricultores como mucho.

— Ahora sigue siendo así porque, como cabeza de comarca, proporciona estos servicios a todos los municipios de los alrededores… Por ejemplo la Fiesta de Los Cirios, una fiesta muy significativa y muy especial en esta provincia…

— En Santa María, lo que realmente es singular es la Fiesta de los Cirios, declarada por la Diputación Provincial en el año 2014 “de Interés Tradicional” con la intención de “proteger, ayudar a difundir y contribuir a su pervivencia”, al tratarse de una fiesta antiquísima, que ha permanecido inmune al paso del tiempo. En uno de mis libros, escribí sobre todo ello.

— A lo largo de la historia ¿Qué reyes han pasado por Santa María? Esta localidad ha tenido muchísimo tráfico de gentes de todo tipo. ¿Qué aparece en los archivos sobre este asunto?

— Desde Catalina de Lancaster y Enrique III, hasta prácticamente Alfonso XIII, todos han pasado por allí de una forma u otra. También es cierto que, en una primera época histórica, hasta el siglo XVII prácticamente, era la vía de unión entre Segovia y Valladolid, o Medina, o Arévalo… A partir de que hicieron el camino desde Madrid, por Villacastín, perdió cierta importancia.

Reyes que han estado en Santa María… Tenían el aposento en el monasterio, lo han tenido siempre. Catalina de Lancaster vino muchísimo, Juan II, Enrique IV (que celebró Cortes allí en 1473, en el monasterio)… Incluso Alfonso XII visitó la fábrica textil durante su reinado en el siglo XX y, en unas maniobras militares que realizaron en el año 1920, también estuvieron… La relación de Santa María con la monarquía o con la nobleza, ha sido muy estrecha y muy larga. De hecho, vuelvo a insistir, los Privilegios de Santa María, que concedieron viendo que no podía vivir la población de este término municipal de otra manera, les evitaban pagar ciertos impuestos con tal de que sufragaran un poco el gasto del Monasterio, de la Soterraña… Y, eso se ha hecho desde Catalina de Lancaster, siendo pequeño su hijo, Juan II y… hasta Fernando VII, en el año 1814.

— En otras palabras, los Privilegios de Santa María implican que no se pagan impuestos pero, se arropa al Monasterio…

— Sí, evitarles pagar impuestos a cambio de que perviva la devoción a la Virgen, de que viva el Monasterio de los Dominicos… y también, que la industria textil u otro tipo de industrias, no tuvieran que pagar impuestos, cuando sus productos, textil, lanas… salían a otros lugares.

— La importancia que tiene el Monasterio, en una pequeña localidad… un Monasterio de esa belleza… ¿se debió a qué Catalina de Lancaster quiso que se resaltara la existencia de la Virgen que había aparecido aquí?

— Se empeñó ella. Catalina de Lancaster, fundamentalmente porque visitó el lugar al poco tiempo de aparecerse la Virgen. Vio que tenían un pequeño altar, un poco pobre, y se empeñó en edificar una iglesia y hacer un monasterio. De hecho, en la arquitectura de la iglesia, se lee perfectamente “Catalina de Lancaster 1418”, cuando la aparición fue en el año 1392 y, los Dominicos se hacen cargo del Monasterio en el año 1399 y… cuando muere Catalina de Lancaster, su idea era que se construyeran dos torres en el ábside de la Iglesia, como hay en otros lugares pero, en cambio, esto se paralizó completamente al carecer de ayudas…

— Allí estuvo enterrada Blanca de Navarra. Hace unos 20 años, alrededor de este tema, se vivió toda una polémica.

— Enrique IV estuvo casado, en su primer matrimonio con Blanca de Navarra, la hija. Aquel matrimonio no iba bien… de hecho, la repudió posteriormente. En cierta ocasión, vinieron su madre y su suegra, para ver si podían remediar un poco la situación que se estaba viviendo en ese matrimonio y, en ese momento, Blanca de Navarra, la reina, falleció allí.

— Y quedó enterrada allí…

— Enterrada sí, todos los documentos así lo atestiguan. Lo único que ocurrió, y por lo que saltó aquella polémica, es porque se le perdió la pista y se pensó que se la habían llevado. Una de sus hijas, se la quiso llevar a Navarra pero, esto no se llegó a realizar.

— Y allí sigue…

— Si, Si… Apareció en el 94. En Santa María, pensábamos que se iban a llevar los restos a Navarra y no nos iban a decir nada… Yo, era presidente de la “Asociación Santa María 92, VI Centenario” y, estuvimos recaudando dinero para hacer una lápida… La que tiene Blanca de Navarra, la aportamos nosotros.

Fuente: http://www.eladelantado.com/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje