SALMONETES Y PIRIPIRULOS PARA CELEBRAR EL PATRÓN

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

Presbiterio y retablo del altar mayor de la Iglesia Parroquial de Colunga. En la hornacina central preside SAN CRISTÓBAL EL REAL CON SU NIÑO A HOMBROS.

Salmonetes.

Piripirulos.

Un servidor de ustedes, un tanto «rompecojones» o, si quieren, «mosca cojonera», que es la denominación grosera de la cantárida o mosca española (Cantharis vesicatoria L.), insecto que en sus glándulas sexuales una sustancia denominada cantaridina a la que antiguamente se asignada un cierto poder afrodisiaco. No es realmente cierto pues lo que sí produce es un efecto vesicante (irritante) en la vejiga de la orina y en la uretra.

No, no teman; no voy a meterme en temas eróticos o afrodisíacos. Voy, sencillamente, a aclarar unos conceptos que algunos colungueses (creo que hasta el propio párroco local) ignoran.

Verán. La Virgen de Loreto, tan venerada y celebrada en nuestra villa, NO ES PATRONA DE COLUNGA; como San Mateo no es patrono de Oviedo, pongamos por caso y ejemplo.

Colunga venera dos patronos: LA VIRGEN INMACULADA (8 de diciembre) y SAN CRISTÓBAL DE LICIA (10 de julio o 25 de julio).

Hablemos brevemente del bueno de San Cristóbal, santo venerado con este nombre en la Iglesia Católica Romana y con el de Agios Christóforos /Santo Portador de Cristo) en la iglesia ortodoxa, con fiesta el 9 de mayo.

Se cuenta de San Cristóbal, mártir en tiempos del emperador Decio o en el del emperador Maximus Dacianus, que era un barquero de gran estatura (casi 2,5 m) cuya profesíon era trasladar viajeros desde una margen a otra de un ancho río.

Y se dice que en cierta ocasión un niño le pidió ese traslado, pero no en la barca, sino a hombros del esforzado y forzudo buen hombre. Cristóbal le complació y el niño, que era el NIÑO JESÚS, premió su generosidad con el patronazgo de transportistas, barqueros, conductores de carruajes (hoy coches…).

Como era hombre de gran estatura es venerado en muchos lugares como SAN CRISTOBALÓN; en Colunga, muy respetuosos y señoriales, le dimos el título de REAL. Nuestro patrono, por tanto es SAN CRISTÓBAL EL REAL DE LA VILLA DE COLUNGA.

Lo malo del caso es que con ese «presunto santo» tenemos un pequeño lío. Si bien su veneración data desde tiempos medievales, en 1969 el entonces reinante S:S; Pablo VI, a través del informe presentado por una comisión creada acerca de la historia de los santos, decretó la «posible NO EXISTENCIA de San Cristóbal, al igual que la de San Jorge o la de Santa Úrsula.- Parece ser que la vida que se cuenta de San Cristóbal es paralela o análoga a la de San Menas, venerado en la iglesia copta.

En Colunga -somos así-ni caso. «Esi santu ye nuestru y segurirá siéndolo.- ¡Faltaría más!

¡Ah, y San Úrsula, patrona de Carrandi!

Antaño, en Colunga, venerábamos a San Cristóbal el REAL con misa solemne y procesión en camión engalanado, segundo de vehículos de todo tipo, hasta la Castañar de Espina y retorno a la PARROQUIAL CON BENDICIÓN DE VEHÍCULOAS Y ESTRÉPITO DE BOCINAS.

Otra tradición perdida y disimulada con una misa campera al lado del «horru» de la «posesión».

Yo, perdonen, celebraré a SAN CRISTÓBAL EL REAL con unos SARAMOLLETES DE LLASTRES (salmenetes) bien fritinos y de postre, PIRIPIRULOS, que son ciruelas silvestres riquísimas.

Y para acompañar, albariño D.O. Rías Baixas.

¡VIVAN COLUNGAY NUESTRO PATRONO! Un día, muy en privado, me dijo que él se engargaría de lleva «a brazaos» al cielo a todas las gentes colunguesas.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje