ABSENTA Y HELIOS

POR PEPE MONTESERÍN, CRONISTA OFICIAL DE PRAVIA (ASTURIAS)

Por seguir los pasos de Rubén Darío, que bebía absenta en El Brillante, en San Esteban de Pravia, una vez que libé y me empapé de sus poemas, quise paladear su Musa Verde y la encontré en Oviedo, Bar Yoraco, en Yela Utrilla, nº 2, al lado de este periódico que me edita desde el siglo pasado. Jorge García Bau me sirvió Absinthe Calavera Noir, de aroma a Trinidad: anís, hinojo y ajenjo, ajenjo que es Artemisa Absinthium, diosa de la castidad. La Musa o Diablo Verde provoca alucinaciones y fue prohibida durante siglos; Rimbaud, Baudelaire, Oscar Wilde, Hemingway… Van Goh se cortó la oreja ebrio de absenta. En el Yoraco, tras una copa y bajo los vapores del tenebroso abismo, abrí “Cantos de vida y esperanza” y leí el poema que escogió el azar: “Helios”, el astro que riega todas las artes, que hace el alba rosa, corazón de las manzanas, cáliz blanco de los lirios… 89,90 grados de alcohol que saben a rayos de Sol.

Fuente: https://www.lne.es/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje