LA PLAZA MAYOR DE CÁCERES, UNA HISTORIA EN IMÁGENES • EL PALACIO DE LA ISLA ACOGE HASTA EL 30 DE AGOSTO UNA EXPOSICIÓN SOBRE LA EVOLUCIÓN DEL ENCLAVE URBANO

FERNANDO JIMÉNEZ BERROCAL, ARCHIVERO Y CRONISTA DE CÁCERES, COMENTA QUE LA PLAZA COMENZÓ SIENDO UN LUGAR DESTINADO AL DESARROLLO DE FERIAS Y MERCADOS

La fototeca del Palacio de la Isla acoge hasta el 30 de agosto la exposición ‘La Plaza Mayor’. Se trata de una pequeña exhibición organizada por la Concejalía de Cultura, que muestra el recorrido que ha ido desarrollando el foro y cómo se ha adaptado al progreso frecuente en todas las ciudades, desde la Edad Media hasta la actualidad. Los asistentes pueden disfrutar de un viaje por la memoria de Cáceres y analizar su historia a través de 15 fotografías, para descubrir las diversas funciones que ha desempeñado la gran plaza local.

Las imágenes que se han seleccionado para formar parte de la exposición pertenecen al archivo histórico municipal de Cáceres que conserva más de 40.000 fotografías de la ciudad. La más antigua de ellas data de finales del siglo XIX, al poco tiempo de inaugurarse el edificio del Ayuntamiento ideado por el arquitecto Ignacio María de Michelena. En esta exhibición se muestra también el desarrollo del entorno y los principales edificios que surgían alrededor de la Plaza Mayor.

Fernando Jiménez Berrocal, archivero y cronista de Cáceres, comenta que la plaza comenzó siendo un lugar destinado al desarrollo de ferias y mercados. Un detalle curioso son los carteles que aparecen en las fotografías, que hacen referencia a las diferentes profesiones situadas en este espacio y demuestran el uso comercial de la plaza en ese momento. Con el paso del tiempo, acabó convirtiéndose en un lugar donde también se celebraban ajusticiamientos, autos de fe y fiestas taurinas.

Un total de 15 fotografías revelan los cambios y las diferentes etapas que ha protagonizado el principal foro cacereño desde el siglo XIX

Al igual que su forma, su nombre ha cambiado en varias ocasiones. Comenzó llamándose Plaza Pública, a continuación Plaza de la Feria, haciendo referencia a ese uso comercial que la caracterizaba. Después, se llamó Plaza de la Constitución, Plaza de la Villa y Plaza del General Mola hasta conocerse en la actualidad, como Plaza Mayor. «Ha sido un espacio tan céntrico, unido al ocio y comercio a través de los tiempos, que no ha dejado de estar en continua evolución».

Las funciones de la plaza han ido adaptándose a medida que Cáceres evolucionaba, pero lo que no ha cambiado es que los acontecimientos más importantes de la ciudad, ocurren en la plaza. Cuando un personaje importante acudía hasta Cáceres, hablaba desde el balcón del ayuntamiento y el hecho de que la casa consistorial esté situada en la plaza, ha permitido que todo tipo de actos cívicos, procesiones y numerosas actividades culturales se celebren tradicionalmente en ella, siendo el núcleo de concentraciones desde su inicio hasta la actualidad. Al igual que los mercados se situaban ahí cuando su función era primordialmente comercial, hoy se celebran por ejemplo, las principales actuaciones del Womad.

Ornamentación

El primer proyecto de ornamentación de la plaza se llevó a cabo en 1842, cuando la ciudad se convierte en capital provincial y se alcanzan los 8.800 habitantes. Otra imagen de la exposición ilustra el cambio que sufrió en el año 1914, momento en el que se construye el Hotel Europa y se monta la primera terraza, lugar en el que hoy se sitúa el conocido restaurante «El Pato».

Cambió de nuevo en 1931 cuando se construyó la plaza jardín. En 1970 obtiene una nueva función. El jardín se sustituye por un amplio aparcamiento que buscaba ofrecer más posibilidades a los turistas, e incentivar el número de visitantes.

En la exposición puede descubrirse que la plaza ha estado en un cambio constante. En la actualidad vive una nueva etapa y su finalidad es distinta. «Los centros comerciales se van desplazando y hoy en día la plaza se ha convertido en el centro histórico de la ciudad», afirma Fernando Jiménez Berrocal. Las antiguas sombrererías, lugares de confección y comercio tradicional se han transformado en bares y restaurantes. La plaza sigue siendo un lugar de encuentro que busca garantizar la funcionalidad a los ciudadanos, ofrecer un lugar para grandes concentraciones, y servir además, como puerta para acceder al casco histórico.

En esta fotografía de 1914, aparece el Hotel Europa y además, se aprecia la primera terraza instalada en la plaza.

Entre diciembre y febrero de 1971 se derriban las escaleras del atrio y lateral del Ayuntamiento.

En 1929, la función principal de la plaza era servir de espacio comercial donde se situaban ferias y mercados.

Esta imagen muestra el aparcamiento en 1991, cuya finalidad era incentivar las visitas turísticas a la ciudad.

Fuente: https://www.hoy.es/ – MARÍA SÁNCHEZ

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje