FIESTAS PATRONALES EN SANTA MARÍA DE GUÍA (CANARIAS): EN UN PREGÓN LLENO DE «MIRADAS»

EL PRIMER PREGÓN DE LAS FIESTAS PATRONALES FUE ALLÁ POR EL AÑO 1971, A CARGO DEL CRONISTA OFICIAL DE NUESTRA CIUDAD, D. PEDRO GONZÁLEZ SOSA, PROMOTOR DE ÉSTA YA TRADICIONAL CITA

María del Carmen Mendoza, concejala de Cultura y Festejos durante los últimos doce años en el Ayuntamiento de Santa María de Guía, fue la encargada de abrir las Fiestas Patronales de La virgen 2019 con la lectura del Pregón este sábado, 3 de agosto.

Un pregón bien estructurado en el que fue intercalando vivencias propias con retazos de otros pregoneros que le precedieron, sus «miradas», comenzando por el primer pregón de nuestras fiestas patronales, allá por el año 1971, a cargo del Cronista Oficial de nuestra ciudad, D. Pedro González Sosa, promotor de ésta ya tradicional cita.

Una singularidad que destacó en este sentido fue la excepcionalidad y la peculiaridad del pregón de 1976, magistralmente pronunciado por el poeta Manuel González Sosa, pero a través de las ondas radiofónicas.

«Un Pregón contiene siempre un testimonio, una reflexión y una mirada personal. Es por tanto, la manifestación de una MIRADA reflexiva. Término, el de “Mirada”, que bien pudiera dar título, como hilo conductor, a este pregón; como evocación de sentimientos, de sensaciones y de emociones; y “reflexiva”, referida a una meditación personal e interior sobre determinadas circunstancias, hechos, recuerdos y vivencias», dijo Mari carmen nada más comenzar su emotivo pregón.

Palabra “Mirada” que, recordó, se encuentra y se reitera constantemente en los pregones y por los pregoneros en estos años, «y a las cuales, sus Miradas, aludiremos, regresaremos y hasta rescataremos».

Estos fueron algunos de los pasajes del pregón:

«En todo pregón se realiza una MIRADA y un viaje retrospectivo a nuestro pasado, a nuestra infancia y a nuestra juventud. Se evocan imágenes, rincones, parajes, sonidos y hasta olores».

«Otro pregonero, D. Santiago Gil, en 2010, nos relataba entrañablemente. “Yo soy el que soy porque aprendí a mirar el mundo en estas calles; los recuerdos nos traen imágenes, olores y hasta sonidos, que han quedado grabados en los recovecos más protegidos de nuestra memoria: estas fiestas nos traen la imagen, el olor y los sonidos de nuestra Virgen de Guía; las fiestas nacen y son y serán para honrarla. Identificamos su imagen recorriendo las calles iluminadas, el olor de la pólvora, de los chiringuitos, de las golosinas azucaradas y engoladas y del sudor humano del baile de los papagüevos, y el sonido y estruendo de los cochitos de choques , de las tómbolas, de las bandas de música y de la megafonía verbenera”.

“ … a los de Guía se nos reconoce porque giramos la cabeza cuando oímos sonar un bucio, porque allí debe estar uno de mi pueblo y nos acordamos inmediatamente de nuestra queridísima Fiesta de Las Marías; porque se nos mueven los pies cuando oímos música de fiesta y vemos unos “papagüevos”; porque nos gusta el queso aunque nos haga daño en el estómago; porque seguimos siendo de Braulio décadas después de Eurovisión…»

«A partir de las MIRADAS de estos ilustres pregoneros, añado la mía, MIRADA de cariño y emoción al pasado, a la infancia y a la juventud, reviviendo imágenes y también hasta olores y sabores».

«En aquellos tiempos de inocencia, de juegos, de fantasías y de sueños, las fiestas acercaban y traían la magia, la alegría, la ilusión por el estreno de ropa nueva y la ruptura con lo cotidiano. Los horarios de salida y llegada a casa se flexibilizaban, porque en las fiestas, la calle era una extensión de las casas, vivíamos en ellas como en una enorme y festiva comuna en la que nos sentíamos seguros y guardados por todos y sobre todo por los “guardias”, que era como cariñosamente denominábamos a los que hoy, con la evolución evidente de la sociedad y sus funciones, se denominan, agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.»

«No podía faltar en estas MIRADAS, el protagonismo de los papagüevos; primero de respeto y hasta de cierto temor con sus duras manoplas de serrín; mirada y personajes que han quedado inmortalizados literariamente por nuestro paisano y escritor Santiago Gil en su obra “Música de Papaguevos”, y en «Gigantes con alma-Papagüevos», proyecto editorial de la Asociación JOLGORIO, y en el que, nuestro municipio, tiene una destacada presencia a través de los guienses Javier Estévez, Jose Fernando Moreno, el propio Santiago Gil y Sergio Aguiar, a lo que se suma una muy destacada presencia de fotografías del recordado Paco Rivero, cuyo archivo custodia hoy la Fundación Canaria Néstor Álamo».

«Fíjense cómo felizmente han cambiado las cosas; los que pudimos, bien con recursos propios o a través de recursos públicos, tuvimos que salir de casa y de la isla a buscar la formación universitaria y profesional por la que optábamos. Y hoy, afortunadamente ya estamos hablando y así lo anunciamos y orgullosamente lo señalamos a la entrada de nuestra ciudad, del Campus Universitario de Guía; quién nos lo iba a decir en aquella época que no levantara en nosotros una sonrisa de quimera y de falsa ilusión; y hoy es ya una extraordinaria y esperanzadora realidad en nuestro municipio y en nuestra Comarca: la flamante Universidad Fernando Pessoa, iniciativa de la Corporación presidida por D. Fernando Bañolas y felizmente culminada y formalizada ya por nuestro actual Alcalde D. Pedro Rodríguez».

Fuente: https://www.canarias7.es/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje