LA OBRA MODERNISTA EN MONTIJO DEL MAESTRO MODESTO CABEZAS DE LA RIVA

POR MANUEL GARCÍA CIENFUEGOS, CRONISTA OFICIAL DE MONTIJO Y LOBÓN (BADAJOZ)

Casa en calle Jacinto Benavente y Salón Moderno.

Bodega en la calle Carreras, esquina a Concepción Arenal.

Modesto Cabezas de la Riva (1882-1966), hijo de Diego Cabezas González, natural de Villar del Rey y María de la Riva Delgado, natural de Cameros (Logroño). El matrimonio con sus hijos María del Carmen y Modesto, vivían en 1884 en la calle Santa Ana núm. 26.

Su padre y sus tíos Pedro, Antonio, Jerónimo y Antolín fueron maestros de obra.

La obra del maestro Modesto Cabezas está inspirada en el estilo del arquitecto catalán, discípulo de Gaudí, Domènec Sugrañes Gras (1878-1938), aunque imprimiéndole a los edificios su propia personalidad, con estilo y toques influenciados por la Feria de Muestra Universal de comienzos del siglo XX que se realizó en Sevilla, ciudad a la que conoció bien, a través de su amigos los cantaores que contrataba para el Salón Moderno que el regentó, en su actividad de empresario de la construcción y del espectáculo.

Almacén en la calle Virgen de Guadalupe.

SU ESTILO Y OBRA

Modesto Cabezas cultivó el modernismo, nacido en 1890, que se propagó hasta el primer tercio del siglo XX, como reacción frente a las corrientes artísticas dominantes durante el siglo XIX, que generó una reacción frente al racionalismo de principios de la era industrial. También cultivó el neocentismo, estilo que se inició a comienzos del siglo XX, sometido a un proceso de elaboración artificiosa, de formalismos luminosos, lineales y cromáticos.

Su huella quedó plasmada entre otros edificios en el Salón Moderno, quizás el mejor ejemplo de su concepción arquitectónica. En la casa número 6 de la calle de Arriba. Vivienda de dos plantas en el número 2 de la calle Reyes Católicos. Urbanización y construcción de casas en la calle Isaac Peral. Casa número 17 de la calle Jacinto Benavente, adosada al Salón Moderno. Escuela de Artes y Oficios. Casa número 70 en la calle López de Ayala. Planta alta del Casino de Artesanos. Casa en la calle Virgen de Guadalupe (réplica del cementerio de perros de París). Fábrica la Electro Harinera, conjuntamente con los maestros de obras Antonio Cabezas, José Marín, Cristóbal Sánchez y Antonio del Viejo. Casa número 20 de la calle Arcos. Crestería de la iglesia de San Pedro Apóstol y habitación de los muertos (hoy despacho parroquial). Cementerio Municipal. Cortijo de cien ventanas en la carretera en dirección a Badajoz por los pueblos nuevos. La bodega de Fidel García Pizarro al final de la calle Carreras. Construyendo en 1951 la casa donde está hoy los comercios de Ramón Lozano y Confecciones Lozano, nietos del maestro Modesto, empleando en ella por primera vez el hormigón, mostrando claramente la fuerza y la perdurabilidad que el maestro quiere comunicar a la obra, dotando al mismo tiempo a la Plaza de España de un elemento totalmente integrado por sus condiciones.

Vivienda en calle López de Ayala, 70.

Lástima que la piqueta demoledora, no frenada por la autoridad competente, haya ido minando poco a poco la obra del maestro Modesto Cabezas, privando a las generaciones venideras de su estilo, oficio y arte.

El maestro Modesto Cabezas de la Riva fue de carácter abierto, soñador, creativo y con una fuerte capacidad de iniciativa.

Vivienda en la calle Arcos, núm. 20.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje