LOS SILOS DE TRIGO DE MONTIJO. CATEDRALES OLVIDADAS

POR MANUEL GARCÍA CIENFUEGOS, CRONISTA OFICIAL DE MONTIJO Y LOBÓN (BADAJOZ)

El primer Silo se circunscribe a los llamados Silos de recepción dentro de la Red nacional, puesto que se sitúa próximo a la Estación de Ferrocarril, según plano de situación realizado por la zona de Policía de Ferrocarriles, refrendado por el jefe de vía y obras de la 2ª Zona, de fecha 19/XI/1954. Ambos silos de localiza en la Avenida de la Estación. En una superficie de 18.725 m2.

Los terrenos para la construcción del primer Silo fueron aprobados por la Corporación Municipal en la sesión extraordinaria celebrada el 22/VI/1954, presidida por el alcalde José Tena Hidalgo y doce concejales, celebrada conjuntamente con el número suficiente de vecinos de entre los mayores contribuyentes por rústica, fueron treinta y nueve contribuyentes. Los terrenos de las Eras, por cláusula en la escritura de donación, consta que para enajenarlos era imprescindible ser acordado por el Ayuntamiento, asociado del triple número de mayores contribuyentes de rústica, motivo por el que habían sido convocados. En la sesión se trató la cesión al Servicio Nacional del Trigo, de 4.687 m2, en el Ejido de las Eras, en el Trazo XXIII, donde se construiría por dicho organismo un Silo para la recogida de cereales y leguminosas de la comarca.

Los asistentes valoraron los beneficios que pudiera reportar, toda vez que “el vecindario en su mayoría agrícola, se vería beneficiado de una manera considerable, que para la entrega de los cereales y leguminosas procedentes de las cosechas obtenidas por los mismos no tendría que perder tiempo en espera de turno para entregarlo al almacén insuficiente que existe en esta plaza, y más que con esta instalación se continuarían las edificaciones existentes en las inmediaciones de la Estación férrea, que al acercamiento hacia el núcleo urbano de la población, tanto en beneficio del ensanche de ésta”.

PRIMER SILO. AÑO 1957

Era Ministro de Agricultura Rafael Cavestany, ingeniero agrónomo, que estuvo al frente del ministerio desde 1951 a 1957. El 22 de noviembre de 1952, el alcalde de Montijo, José de Tena Hidalgo, con una Comisión del Ayuntamiento, hizo entrega, en un acto íntimo, al ministro de Agricultura, Rafael Cavestany, de un pergamino, nombrándole hijo adoptivo de dicho pueblo. El Sr. Cavestany tuvo palabras de gratitud para el Municipio de Montijo.

Se proyectaba un Silo para Montijo y comarca de menor tamaño que los edificados entre 1941-1950, al estar la comarca insertada dentro de las obras del Plan Badajoz, en el que se disponían a través de los canales de Montijo y Lobón, regar 25.000 y 11.000 hectáreas gracias a la Presa de Montijo cuyas obras finalizaron en 195. El Silo fue punto de referencia desde su inauguración y puesta en funcionamiento, año 1957, de los agricultores de la comarca (Montijo, Puebla de la Calzada, Lobón, Guadiana, Valdelacalzada, Pueblonuevo del Guadiana, Torremayor y La Garrovilla) por la entrega que realizaban de sus cosechas de cereales, especialmente trigo y cebada. Eran largas las filas que en la época de la cosecha se formaban en la carretera de la Estación.

El Silo de Montijo se encuentra clasificado en la tipología “D”, fue construido con quince celdas para almacenamiento, diez laterales y cinco interiores con menor capacidad que las primeras. Todas las filas de celdas, tanto las centrales como las laterales, se encuentran elevadas sobre el terreno, con el fin de evitar que la humedad afecte la estabilidad del cereal almacenado y para permitir las maniobras de recepción o evacuación del grano. Sus elementos arquitectónicos quedan definidos al exterior mediante la torre elevadora, las celdas de almacenamiento, la galería superior horizontal de reparto a las celdas y la inferior de recepción y reexpedición.

EL MACROSILO SE CONSTRUYÓ EN 1981

La actual red básica de almacenamiento público, compuesta por 141 silos y graneros cuenta con una capacidad total de almacenamiento de 977.320 toneladas, almacenándose en Extremadura 101.070 toneladas (los silos de Mérida, Montijo, Trujillo, Azuaga, Badajoz, Don Benito, Llerena, Villafranca de los Barros, Cáceres y Campo Lugar), en la que se inserta el Macrosilo de Montijo que fue construido en 1981 por la empresa Hispano Alemana de Construcciones, del grupo RUMASA, a base de hormigón armado deslizante. Catalogado dentro de los silos de tipología TV, con una capacidad de almacenamiento de 20.000 toneladas.

El primer Silo de trigo de Montijo formó parte del paisaje industrial formado entonces por la Estación de RENFE, la Electro Harinera, la fábrica de conservas de Felipe Corchero, adquirida por el INI como INVECOSA y luego CARCESA, la bodega de Macario Martín Hernández, junto con las viviendas de la llamada Colonia Elías.

CATEDRALES OLVIDADAS

En opinión del arquitecto César A. Azcárate Gómez, hablar de silos es hablar de ‘catedrales olvidadas’, pues el observador puede contemplar las similares dosis de potencia y belleza en edificios funcionalmente tan dispares. Los silos de la Red Nacional constituyen uno de los episodios más importantes de construcción pública en España que ha sido olvidado por la historiografía de la arquitectura española del siglo XX.

Azcárate Gómez en su obra “Catedrales olvidadas. La Red Nacional de Silos en España (1949-1990), dice: “Pero la historia no la escribe la razón sino sus acontecimientos, y resulta paradójico, aunque a la vez razonable por las circunstancias, que en España se estuviera gestando en esos dramáticos años, uno de los episodios en apariencia menos relacionado con la arquitectura pero que tendrá en la práctica influencia en muchas de las arquitecturas que durante el siglo XX han producido nuestros arquitectos: nos estamos refiriendo al episodio de la Red Nacional de silos y graneros”.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje