SEMANA DE RECORDS: SIDRA, MARIPOSA, SANDÍA, TORMENTA Y QUESU CABRALES

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

Sandía extremeña de 100 kg.

¡Madre del Divino Consuelo! ¡Estoy apustamau! ¡Diome como un no se qué al acumuláseme tantes y tan apabullantes noticies! ¡Cortóseme la respiración y casi muerro del sustu!

Ya empezó la cosa cuando me enteré que Xixón (yo siempre dije Gijón) batió un nuevo record con el popular escanciado de sidra en la Playa de Poniente. Más de 9700 personas, cada una con su botella y su vaso, escanciando sidra «botella en altu y vasu en baxu» como exigen las reglas al uso. «Pa escanciar hay que tener arte y fachenda», me decía Marino Busto, Cronista Oficial de Carreño.

Y nada, nada, Gijón de nuevo en el Guinness.

Dejamos la sidra en paz y otra noticia perturbadora: Un agricultor extremeño de la comarca de La Serena batió el record de muestra de sandía con un ejemplar de ¡¡100 kg!! presentado al certamen de sandías y melones organizado por el municipio pacense de Villanueva de la Serena.

¿Se dan cuenta del caso?

¡Una sandía, solamente una sandía, de 100 kilogramos!

¡Venga, otro record para el Guinness!

No, no queda ahí la cosa.

Queso de Cabrales.

Cabrales, allí donde el Urriellu o Naranjo de Bulnes «mete mieu» a los escaladores, celebró su edición del Certamen del Quesu Cabrales. Un queso de moho azul, madurado en cuevas naturales, con historia muy antigua y sabor muy actual.

En la subasta del queso ganador del Certamen (una pieza de unos 2,5 kg), adquirido por un hostelero de Colloto, se alcanzó el estratosférico precio de ¡¡20 000 euros!!!

¡Casi un millón y medio de las antiguas pesetas por cada kilogramo!

¡Y otro record Guinness «pa la libreta»!

¡Más, más, más…!

¡Qué tormentón el de esta madrugada en Asturias!

Dicen «los más vieyos del llugar» que hay que ir a tiempos de los bombardeos de la guerra para recordar tales estruendos.

¡De «acojonar»!, me decía un buen amigo al enterarse de que yo no oí truenos ni vi rayos.

No se si sería para celebrar el empate del Oviedo y aventurar el otro también empate del Sporting.

Oruga Esfinge de la corrigüela.

Mariposa Esfinge de la corrigüela.

Y, ya por último (no comento la presencia múltiple y simultánea de políticos «gobernantes» en la Fiesta del Asturcón en el Sueve, en la de San Timoteo en Luarca, en Cabrales con el quesu y en Llanes), valgan estas preciosas fotos de la oruga, primero, y de la mariposa, después, que se hizo okupa en la casa de mi amiga colunguesa Mimí Rodríguez Cuervo.

Es una oruga inofensiva (no un «escorpión venenosu», como dicen algunos), gran comedora de «corrigüeles», y de precioso colorido. De ella nace la mariposa nocturna conocida como «Esfinge de la correhuela», grande, de color grisáceo en sus alas y de precioso colorido en su abdomen.

Los científicos la denominan Agyrus convolvuli porque la correhuela («corrigüela») se conoce en Botánica como «Convolvulus arvensis». Y del nominativo convolvulus el genitivo convolvuli. Coses del latin.

¿Y qué receta preparamos con estos ingredientes?

Verán, hoy voy a hacer «un guiño» a mi Grupo de Monterrubio de la Serena, y prepararemos unos «taquinos de sandía con jamón de Monterrubio:

Cortaremos unos buenos «tacos» de sandía muy fresca, exentos de semilla (unos 5 por comensal) y, uno a uno, los envolvemos con una loncha de jamón ibérico de la zona.

Y si no desean sandía, utilicen tacos de melón o higos frescos previamente pelados.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje