ADIÓS A RADIO NAVALMORAL

POR DOMINGO QUIJADA GONZÁLEZ, CRONISTA OFICIAL DE NAVALMORAL DE LA MATA (CÁCERES)

Comenzó a emitir el 26 de abril de 1980 (aunque en «pruebas») con el nombre de Radio Navalmoral –»La Voz del Campo Arañuelo»–, con Jesús Rubio Fernández como propietario –y «trabajador»–, y con el que colaboraban Antonio Hernández Cruz, Celsa Baños y Rosa Mª Bautista Rodríguez (quienes también lo hacían en el periódico local «Quince Días», con otros). Los medios técnicos eran mínimos, unas dependencias en la calle Gabriel y Galán (con un reducido locutorio y control), un emisor pequeño, y poco más (eso sí, con mucha voluntad). Los temas programados en esas primeras fechas se reducían a la música, el radio deporte local, la cultura y otros temas ocasionales.

Sus primeras emisiones eran mínimas, ya que el horario era éste: de lunes a viernes, de 23’30 a 1 hora de la noche; los sábados, de 17’30 a 20 horas, y de 23’30 a 1 hora de la noche; y, los domingos, de 20 a 0’30. Como es lógico, esos programas se irían ampliando progresivamente: por ejemplo, en el mes de julio de ese mismo año incorporan un programa matinal: de 11’45 a 13’15; más otros en los fines de semana; así como la temática, la potencia, los recursos técnicos, personal, etc.

El 15 de marzo de 1984 se produce un hecho singular, ya que la Junta de Extremadura ordena cerrar «Radio Navalmoral«: todo comenzó cuando –en el verano de 1983– una emisora cacereña denuncia a la de Trujillo, alegando que originaba interferencias evitando la audición de la suya; por lo que el gobierno autonómico ordena estudiar las existentes en la provincia, cerrando varias de ellas después (entre ellas, la morala).

Rápidamente se produce la protesta y el apoyo ciudadano (incluyendo el político, ya que todos los grupos locales se movilizaron): unos intentan cortar la carretera (se anunciaba que pasaría por aquí Alfonso Guerra), otros marchan a Madrid (a la Dirección General de los Medios de Comunicación) o a Mérida (donde se entrevistan con Ibarra) y Cáceres (donde hablan con el delegado gubernativo).

El «Fuenteovejuna» dio sus frutos, por lo que se abre a los pocos días: el 23. Clave fue la decisión que tomaron: recordemos que estamos en zona nuclear, donde se necesita un plan de emergencias…

Vuelven a cerrar Radio Navalmoral el 29 de marzo de 1989, «cumpliendo órdenes de la Dirección Provincial de Transporte, Turismo y Comunicaciones» (según una reciente Ley de Telecomunicaciones, que obligaba a ello para poder optar a la frecuencia comercial). Abrirá días después. Y, a finales de julio de ese mismo año, el Consejo de Ministros concede la frecuencia (el 105’8 FM) a «Radio Navalmoral», para la que habían optado varios candidatos (se concedieron 6 emisoras a la provincia).

Poco después, y ya en la década siguiente, firma un “Acuerdo de Asociación” con la cadena nacional COPE, constando desde entonces como “Radio Navalmoral-COPE”, con la que compartía ciertas horas al día: de 19 a 10, y de 13:30 a 18 (pero que en tramos puntuales intercalaba noticias locales).

Entre sus programas particulares –además de los citados– destacaban: “La Mañana” (de 10 a 11), “El Magacín” (de 11 a 11:30), “Avance Informativo y Radio Deporte” (a continuación), “Amiga Radio” (de 12 a 13, ó de 12:30 a 13, según los días) y el “Informativo Local” (de 13 a 13:30). De 17 a 18 horas se centran en temas musicales.

Numerosos han sido los componentes de su equipo en estos 39 años de comunicación para Navalmoral y sus comarcas limítrofes, así como los incontables colaboradores y muchos técnicos en prácticas veraniegas; pero, tras la jubilación de Lorenzo García, el personal de la popular emisora lo componían los citados Jesús Rubio (propietario y director), Rosa Mª Bautista (subdirectora), Marisa Alarza, Pepe Barrado y Gonzalo Pérez.

Y también los buenos y malos momentos que afectaron a la empresa y al personal, como es lógico en cualquier actividad empresarial.

Fue mi casa. Son mis amigos. Y es la crónica que más me ha costado redactar.

¡HASTA SIEMPRE! SEGUIRÁ DE OTRO MODO, PERO YA NO SERÁ IGUAL…

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje