JAMONCINA Y SIDRICILINA PARA DOLORES OTOÑALES

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

Cuando explicaba a mis alumnos el concepto de presión solía utilizar el ejemplo del «cuchillo afilado» que siempre corta mejor que uno romo y que para clavar un clavo conviene darle golpes de martillo en «la cabeza» y nunca en «la punta» para que «penetre» bien en la pared.

Claro, el personal («la tropa», que dice don Padro Luis Menéndez) , siempre picardioso, solía esbozar una sonrisa irónica riéndose por la bajo «de les coses del Fidalgo»

Y «el Fidalgo», que soy yo, terminaba preguntando al «listillo de turno»: ¿Y en tu casa cómo cortan el jamón?

.- Con un cuchillo jamonero de buen corte; respondía el rapaz.

.-¡Muy mal! -aclaraba yo.

El buen jamón hay que cortarlo con «un hachu de los de picar leña». Fíjate: un jamón de 7 kg, 10 hachazos, 10 bocatas. ¡A quién se le ocurre hacer «visillos» translúcidos con un jamón ibérico!

No se si lograron entender lo que es la presión, pero lo de hacer bocatas de jamón les quedó clarísimo.

Estamos en otoño con alternancia de calorinos (el «veranín de San Miguel») y de fríos mañaneros, fuente de catarros, gripes y afecciones respiratorias. Y tiempos de robar higos miguelinos («figos de san Miguel»),» manzanes», nueces y casi, casi, «les primeres castañes tempranes».

Los urbanitas, que haberlos hailos, en vez de «ir a nueces y a manzanes», pasean por la calle con el móvil en la oreja y ¡zas!, leñazo de los de «que te vi, morena» contra la primer farola o contra el bordillo de la acera.

¡Amigos míos, hay que llevar un escolta espabilado para que avise del peligro!

Y aún así, «danse casos » muy notables y noticiosos de «sucesos que suceden» hasta en las mejores familias.

Un buen amigo mío, médico, me decía que son tres los mejores remedios para las dolencias otoñales : el jarabe de SIDRICILINA (que hay que agitar antes de usarlo), la JAMONCINA en lonchas cortadas gruesas y con presencia de tocino (la grasa tiene un contenido energético -9,3 kcal/g- doble que las proteínas -4,1 kcal/g-) y un fervidillo («fervinchu») por la tarde a base de vino blanco, azúcar, limón y 3 granos enteros de café.

Pues ya lo saben.

Presión es la relación fuerza/superficie (p = F/S); su unidad SI es el newton/metro cuadrado, que se llama pascal (Pa), y para curar dolencias otoñales (incluidas las generadas por caídas imprevistas), JAMONCINA, SIDRICILINA Y FERVINCHOS DE VINO BLANCO CALIENTE.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje