VERANO CALUROSO Y SIN AGUA

POR RICARDO GUERRA SANCHO, CRONISTA OFICIAL DE ARÉVALO (ÁVILA)

Ya resulta un tópico por estas fechas hablar de los calores que hemos tenido, porque ya a aflojado y las noches han vuelto a ser de las nuestras, de esas que independientemente del calor del día, requieren una chaquetita desde la caída del sol. El cambio climático, o los ciclos que se alternan, o un poco de todo. Lo cierto es que hemos estado muy cerca de los 40º reiterativos con esa canícula del polvo en suspensión… pero con ser esto un tema de cada verano, lo que realmente es preocupante este verano, es que acompañando a los calores nos llegan noticias muy serias de sequía, que en el campo ya se está cifrando en muchos millones de pérdidas, y estamos en una zona agraria. En las últimas semanas se insiste mucho en esta zona del sur del Duero, zonas de Salamanca, sur de Valladolid, Segovia y Ávila que tienen ya alarmados a todos por la falta de aguas, y no solo para los numerosos regadíos, aunque son muchos menos de los habituales porque ya antes de las siembras se alertó de que no habría agua para los regadíos de Las Cogotas. Alarmados especialmente por el abastecimiento de ciudades medias y pequeñas, que el Adaja, el río amado que dijo el poeta, no es más de lo que es, un modesto afluente del Duero, y la presa de Las Cogotas un embalse de medianas dimensiones, tirando a discreto, aunque nuestro río que nace el Villatoro recrecido por las nieves de Gredos, cada vez más escasas, no tiene el suficiente caudal. Así este año que ha sido excesivamente seco, no ha embalsado ni el mínimo, no ya para los regadíos, con ser esto grave económicamente, sino para el abastecimiento de ciudades y pueblos, más de los que parecería, que por eso lleva un caudal “ecológico” más que abundante. Y no es por que efectivamente sea ese caudal necesario para mantener el ecosistema de su corredor, sino porque tiene que llevar agua para el abastecimiento de muchos.

Arévalo y varios pueblos desde la potabilizadora instalada el “La Canaleja” camino de El Soto, pasando la ciudad hay otros dos puntos de abastecimiento, a la altura de Olmedo otra captación para esa población vallisoletana con otros pueblos más, y también una tercera captación para Medina del Campo y otro grupo de pueblos… mucha sangría para tan corto caudal. Ahora con los problemas de escasez de Ávila capital, se está pensando en realizar una captación de la presa, con lo que habría otra parte de las reservas reservadas, valga la redundancia, para el abastecimiento. El enroque al final nos beneficiaría a todos porque de esa forma se cuidaría más que los vertidos de Ávila lleguen de nuevo al embalse en óptima calidad. Fíjense que hace no muchos días y durante varios seguidos, el agua despedía un olor y tenía un sabor a fango que disparó las alarmas de su potabilidad que en todo momento fue garantizada, pero nos recordó el bajo nivel de las aguas en Las Cogotas. Ya sabe normal, yo la bebo del grifo de casa.

Hoy mismo ojeando la prensa, nuestro Diario, naturalmente, y también en la página de campo de El Mundo, donde vienen unos gráficos de el estado del volumen de las aguas embalsadas en Castilla y León, concretamente en la cuenca del Duero, miré asombrado el estado de nuestro embalse tan citado y si el año pasado tenía embalsados 48,2 hmᶾ de una capacidad de 59 hmᶾ, y este año el agua embalsada es de 15,3, según fuentes de la Confederación de Aguas del Duero. Esta zona es la más castigada por la sequía en esta ocasión, la superficie del famoso acuífero de Los Arenales, ese mar subterráneo que ya hace años había bajado su nivel alarmantemente y había provocado la concentración del Arsénico inutilizando las aguas para el consumo humano.

Pues esto es lo que hay, ya se está recomendando un uso responsable del agua, y yo que no tengo más tierras que unos tiestos en mis balcones y en el patio interior, ya he disminuido drásticamente el riego. Es solo un granito de arena, pero es mi humilde aportación. Todos debemos seguir las normas establecidas para gastar solamente lo imprescindible incluso cambiando hábitos y usos exagerados. Es lo que hay.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje