LA PROFECÍA DE UNA ESTATUA

POR JOSÉ MARÍA FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

Si ustedes visitan Gijón y se dan un paseo por el «muelle», hoy Puerto Deportivo», allí está, mirando al mar y a la ciudad, la «heroica escultura» de nuestro Rey Don Pelayo, símbolo de la Villa y Puerto y ,¡cómo no!, de Asturias.

Escultura inaugurada el 5 de agosto de 1891, obra del artista José María López Rodríguez (1844-1913).

Dícese que don Pelayo «habla por lo bajín» a los gijoneses; que es estímulo de heroismo y de grandeza, de sacrificio y de triunfo… Y hasta es objeto en su bronce de bromas de mal gusto interpretadas a veces con excesivo rigor.

Les cuento una cosa.

Seguramente son muchos los gijoneses que conocen el libro » UN KILO DE VERSOS», obra de Luis Fernández Valdés, «Ludi» (1895-1937). Ese libro, que es un conjunto de poemillas satíricos centrados en la vida gijonesa, fue prologado en su primera edición de 1915 por Alfredo García «Adeflor» (1876-1959), periodista y en su día Director de El Comercio.

En el poema «LA OPINIÓN DE UN BRONCE» nos cuenta Ludi que él, una noche y «al sereno», animó a don Pelayo a que descendiera de su pedestal y se fueran juntos a «darse un garbeo», o «de guaracha», por «el Gijón la nuit».

Esta fue la respuesta del gran rey:

«¡Vete pronto de aquí, mozalbete!,
me gritó, No prosigas tu guasa.
No me vengas pidiendo imposibles.
¿Cómo quieres que ponga mis plantas
donde todo es envidia y miseria,
donde está la ambición arraigada,
donde todo es política indigna,
donde impera el orgullo y la farsa,
donde comen turrón los intrusos
y se quedan sin pan los de casa ?»

Hoy, martes 24 de septiembre de 2019, el BOE publica el Real Decreto, firmado por SM el Rey, de disolución de las Cortes Generales y convoca nuevas elecciones para el próximo día 10 de noviembre. Nuevos Diputados, nuevos Senadores, otros que repiten escaño… Quizá, como decía Alfonso Guerra, «más de lo mismo».

Y al día siguiente, 11 de noviembre y festividad de San Martín de Tours, sabremos los resultados prácticamente definitivos.

¿Se cumplirá el refrán que tantos pregonan para esa fiesta?

¿Se cumplirá, asimismo, la profética advertencia del Rey Pelayo hace de esto un siglo?

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje