MI COSTUMBRE

POR PEPE MONTESERÍN, CRONISTA OFICIAL DE PRAVIA (ASTURIAS)

“Mientras dure la guerra”, enfocada a la famosa intervención de Unamuno en la Universidad de Salamanca, el “venceréis pero no convenceréis”, y la paradoja de “Viva la muerte”, de Millán Astray, me pareció digna, sin ese tufo del sociata paracaidista, envalentonado y maniqueo que devino en reaccionario, y soberbio Karra en el papel de Don Miguel, un quijote amortizado, que hace molinos de papel, del que ni de lejos se trata su obra filosófica; sólo la Carmen de Franco admira sus poemas; en cambio Amenábar toca el corazón unamuniano, tanto la delicada víscera, en sus últimos latidos, como sus ensueños con la esposa fallecida (“mi costumbre”) y su amistad con Atilano y Salvador Vila, poco creíble por sus discusiones y por sus intérpretes. De otra manera, centrados en el episodio susodicho, merece la pena ver la peli para criticarla, que es mi costumbre, mi segunda naturaleza, diría Gracián.

Fuente: https://www.lne.es/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje