BREVE HISTORIA PARA UN «CASI CENTENARIO» DEL ASILO DE COLUNGA (II)

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

Proyectos de los arquitectos Lomas y Manchobas

El año de 1924, como apuntábamos ayer, fue el punto de partida de la Unión Social Católica de Colunga y de su ideario. El año 1925 fue el del inicio de las realidades «tangibles».

El primer objetivo a cumplir era la «materialidad» (es decir, la construcción) de edificios de acogida para posibles personas necesitadas cumpliendo unos ideales «muy singulares»: independencia en su vivienda, libertad total para los residentes, atención alimentaria y médica, etc. Ideales de atención que no se daban en otros centros de atención y acogida.

Construcción de uno de los albergues.

Autoridades durante la inauguración.

.- La PRIMERA REALIDAD se tradujo en la COMPRA DE TERRENOS para ubicar las casas-albergue.

En sesión celebrada el 5 de noviembre de 1925 se acordó comprar, en el llamado CUETO ESPINA, unos terrenos propiedad de don Luis González, por los que pedía un precio de 2 500 pesetas. El 25 de ese mes se hizo efectiva la compra por 2 000 pesetas y, además se adquirieron otras pequeñas parcelas colindantes, en diciembre de 1925 y marzo de 1926, por un precio total de 750 pesetas. Todo el terreno, por tanto, fue adquirido por 2 750 pesetas.

.- La SEGUNDA REALIDAD fue la redacción del proyecto de construcción de albergues o pequeñas casitas..- Con la experiencia de don Víctor Martínez (pintor colungués), don Juan Vigil y don Tomás Montoto, se encargó el proyecto a los arquitectos Sres. Lomas y Manchobas.

El programa proyectado consistiría en edificar 4 albergues con sendas parcelas destinadas a huerto y jardín, dotando cada casita con «4 apartamentos» dotados de cocina, baño y dormitorio, donde los acogidos puedan gozar y vivir con entera libertad e independencia.

Algunos de los acogidos con Generosa Pérez «en primera fila».

La TERCERA REALIDAD fue la construcción de los cuatro pabellones proyectados, y de otro para servicios centrales de cocina-comedor-enfermería, lo que fue posible merced a donaciones particulares o institucionales.

Fueron los siguientes:

.- San José. Construido en memoria de don José Caravia Montoto, donado por doiña Vicenta Caravia.

.- Santos Mártires Cosme y Damíán.- En memloria de doña Vicenta Caveda Isla y donado por sus sobrinos.

.- Cruz de la Victoria.- Donado por la Excma. Diputación Provincial de Oviedo.

.- Purísima Concepción..- Donado por don Luis Montoto en honor de su esposa doña Concepción Hernández.

.- Virgen Milagrosa.- Pabellón Central donado por don Tomás Montoto Rivero en recuerdo de don José Montoto, doña Concepción Hernández, don Luis Montoto y doña Carmen Ysant. Este pabellón fue posterior a los albergues y se inauguró el 27 de noviembre de 1929.

.- La CUARTA REALIDAD fue la inauguración de las instalaciones. Esto sucedió el 28 de agosto de 1928 con la presencia del Sr. Obispo de Oviedo, el Presidente de la Diputación Sr, Pumariño; el Goberenador Civil Sr. Caballero, el alcalde de Colunga Sr. Vigil; el diputado don Tomás Montoto, Párrocos de Colunga y de San Juan de Duz y, por supuesto, señoras de la Junta Directiva de la USC y mucho público.

.- La QUINTA REALIDAD fue la inmediata recepción y acogida de personas necesitadas.

Los cuatro albergues permitían un total de 16 residentes (4 por cada casita) y ya en 2 de febrero de 1928 (5 meses antes de la inauguración) el número de solicitudes superaba la veinte: 3 de Carrandi, 3 de Libardón, 1 de Duz, 3 de La Isla, 3 de Sales, 1 de Lué, 5 de Goviendes, 1 de La Riera y 3 de Lastres.

La persona encargada de atención y cuidado a los acogidos fue GENEROSA PÉREZ.

Como final a este comentario de hoy ponen cierre de honor los versos de mi amigo ALBINO SUÁREZ:

«A cada cosa
por simple que parezca
el poeta levanta un monumento
y reza…

……………,…

Y a cada cosa
por simple que parezca
levanta como un templo de ilusiones
y en ese templo de ilusiones reza.

Y reza en el altar de los ensueños
de todas las promesas,
y en todos los altares dela vida
que se presente nueva.

A cada cosa
por simple que parezca,
el poeta levanta un monumento
y al monumento reza»

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje