MANISEROS ILUSTRES: D. JOSÉ ROYO VILAR

POR JOSÉ LUIS DE TOMÁS, CRONISTA OFICIAL DE MANISES

D. José Royo Vilar.

D. José Royo Vilar.

manis_1

Cartel conmemorativo del VI Centenario de la construcción del templo de S. Juan Bautista de Manises. En el centro, una barca transporta a un sacerdote y dos seglares de un lado a otro del Turia, ya que en Manises, antes del año 1370 no había iglesia y en Paterna, sí. Al fondo se ven “Els rcs” y “La Torre de Paterna”. Alrededor, diversos azulejos de “socarrat paternero” y “blaus manisers”.

A sabiendas de que son muchos los artistas que han brillado y brillan en esta ciudad, hemos creído conveniente empezar por este exquisito pintor, conocido de todos, D. José Royo Vilar. Es un virtuoso del carboncillo y los pinceles, que domina el dibujo a lápiz, el óleo, la acuarela, el pastel, la pintura cerámica y los grabados.

Nació el 22-11-1934 en la vivienda situada en el número 57 de la calle Mayor, de Manises. Su padre, D. Vicente Royo Folgado, era ceramista y propietario de la fábrica de cerámica “La Egipcia”, en sociedad con D. Miguel Palop y D. Francisco Villaplana. Su madre, Dª. Amalia Vilar Folch, también era pintora de cerámica. El matrimonio tuvo cuatro hijos: Vicente (uno de los pioneros de la fotografía en nuestra ciudad), Fernando, Rafael y José. Su padre regentaba un negocio familiar de vinos y licores, “Casa el Morenet”, situado casi al lado de lo que hoy son locales de Afadima. El sobrenombre cariñoso de “El Morenet”, se debe a su padre, que era jugador de pelota valenciana en el Trinquet de nuestra ciudad y además llevaba la taquilla del desaparecido Cine Plus Ultra. Ése cine estaba en lo que luego fue discoteca KU, frente al Restaurante La Esmeralda.

La afición a la pintura le nació gracias a su hermano Vicente, fotógrafo y pintor en la fábrica citada de su padre. De pequeño, iba muchos días a ver cómo pintaba su hermano mayor. Desde entonces, la afición por el dibujo no le desapareció nunca.

Se matriculó en la Escuela de la Cerámica, sita entonces en el Paseo Guillermo de Osma. En el año 1957, año de la tristemente famosa riada de Valencia, obtuvo el título de “Perito de Cerámica Artística”.

Finalizado el Servicio Militar en Manises (1957), decidió establecerse por su cuenta, montando diversas fábricas de cerámica. En el transcurso de los años tuvo varias, pero recuerda que la más seria de todas fue “”Cerámica Ibérica”, en la que formó sociedad con D. César Taboas Franco. En el año 1963 contrajo matrimonio con Dª. Asunción Pérez Torres, de Villar del Arzobispo. Tuvieron cinco hijos: Mª. Asunción, José Vicente, Rafael, Jesús y Luis Miquel.

Gracias al trabajo de su padre en el Cine Plus Ultra, se aficionó a las películas. Por su cuenta, rodó muchos reportajes y documentales en “Super 8”, todos ellos sobre costumbres, usos y fiestas maniseras.

El alcalde D. José M. Morató le nombró primer Director del Museo de Cerámica de Manises. Nuestro manisero ilustre ha pintado infinidad de portadas para revistas y carteles de fiestas. El más importante de ellos es el que hizo, con azulejos cerámicos, para la celebración del VI Centenario de la Creación de la Parroquia S. Juan Bautista de la ciudad, “1370 – Manises – 1970”. Es una joya artística, que se hallaba en la fachada de la “Capelleta”, y de forma absolutamente anómala, ha desaparecido del lugar y la han colocado en la parte trasera del templo. De este mosaico cerámico se realizaron varios carteles de menor tamaño que han dado la vuelta al mundo. A él se debe también el diseño del traje regional de las maniseras, así como los cuadros del Vía Crucis o “Calvari”, repartidos por las calles, pintados por él y por otro pintor cerámico, D. Rafael Lafuente.

Tras cerrar la última fábrica de cerámica, se dedicó de pleno a los dibujos con lápiz y carboncillo, y entró en el óleo, las acuarelas y el pastel, sin olvidar la pintura cerámica. Con el bagaje adquirido en la Escuela de Cerámica, ingresó en el Círculo de Bellas Artes, de Valencia. Es miembro de la Agrupación Acuarelistas Valencianos y de los Acuarelistas del Pont de Fusta. Pertenece a la Agrupación de Artistas Internacionales. Ha expuesto sus obras en diversas ciudades. En la actualidad está incardinado en la Escuela de Artesanos de Valencia, Sección Grabados. El grabado (también conocido como aguafuerte) es una obra muy laboriosa, según el sistema que desarrolló el alemán Alberto Durero (1471-1528). Para ello, se utiliza una plancha metálica barnizada. Con una punta seca se lleva a cabo el dibujo, vaciando el barniz. Se le pone aguafuerte, que quema el cinc. Tras limpiar el barniz restante de la superficie metálica, se entinta la plancha. Sobre papel mojado se pasa el rodillo, que deja grabado el dibujo en el papel.

Su producción cerámica ha sido distinguida con varios premios. Su jarrón de cuerda seca, pintado con motivos árabes, consiguió el Premio de las Estrellas de la Feria de Muestras, CEDIVER -1990. El año 2001, el Ayuntamiento de la ciudad le concedió el Premio 9 d’Octubre. En 2004 fue nombrado “Artista del año”.

Este hombre de mirar pausado y maneras bondadosas lleva el arte pictórico en las raíces del alma. Tiene la sencillez de la inteligencia. No da importancia a muchas de sus creaciones. Hace años ilustró con dibujos el libro de D. José Mª. Moreno Royo, “Manises, retazos de su historia” y posteriormente, hizo las acuarelas del libro de quien esto suscribe, “Cuentos de luna y lluvia”.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje