LA REAL ACADEMIA DE CÓRDOBA INICIA EL CURSO CON LA ESPERANZA DE «VOLVER A CASA»

EL ACADÉMICO Y CRONISTA OFICIAL DE HORNACHUELOS, JOSÉ MANUEL ESCOBAR CAMACHO, LEYÓ LA MEMORIA DEL CURSO PASADO

Algunos de los participantes en la apertura del curso de la Academia. – FRANCISCO GONZÁLEZ

La Real Academia de Córdoba inició ayer el curso con «buenas expectativas» y la esperanza de «volver a casa», dado que, según su director, José Cosano, se está avanzando en el proyecto de rehabilitación de la sede de la institución en la calle Ambrosio de Morales, que lleva años esperando su restauración. El académico numerario y presidente de la Audiencia, Francisco de Paula Sánchez Zamorano, fue el encargado de realizar el discurso de apertura en Filosofía y Letras. Bajo el título El ser humano en el paisaje: contemplación y memoria, el también escritor se valió de sus experiencias vitales con un carácter reflexivo, completando su ponencia con datos contextualizados en los mundos pictóricos y literarios. Previamente, el director de la institución dio la bienvenida, intervención a la que siguió la del académico y cronista oficial de Hornachuelos, José Manuel Escobar Camacho, que leyó la memoria del curso pasado, para finalizar el acto con la intervención del Real Centro Filarmónico Eduardo Lucena, que este año celebra su 140 aniversario.

«A pesar de nuestra itinerancia, hemos mejorado los espacios en el edificio del antiguo Rectorado», aseguró Cosano, que subrayó que la «vuelta a nuestra sede está muy bien encarrilada», esperando estar «en el tránsito final para volver a nuestra casa», ya que «tenemos la firme esperanza en el partido que gobierna en la ciudad y en su predisposición». Se trata de una importante rehabilitación y es «una apuesta fuerte» que «nos llevaría a reunir nuestro propio patrimonio», señaló Cosano, que subrayó que «no será de la noche a la mañana, pero ya estamos avanzando en el proyecto y las condiciones son óptimas».

Además de las sesiones públicas habituales y los ciclos extraordinarios, la institución dedicará este curso un día a las Bellas Letras, y en esta ocasión se celebrará en torno a la fecha del fallecimiento del poeta cordobés Pablo García Baena, a quien se rendirá homenaje. Por otro lado, el Día de la Música tampoco faltará en el calendario y serán protagonistas las jóvenes promesas de los conservatorios cordobeses, y también habrá un hueco en la agenda para unirse a la conmemoración del aniversario el Colegio de Abogados de Córdoba. Al mismo tiempo, este mes se inaugurará una exposición del pintor Juan Hidalgo del Moral, comisariada por Ángel Aroca y Miguel Carlos Clementson y que se podrá ver en la sede de la Fundación Cajasol hasta el 16 de noviembre.

Entre los proyectos que se comenzarán a poner en marcha en el seno de la Real Academia figura la conmemoración del bicentenario de la muerte de su fundador, Manuel María Arjona, lo que se celebrará con un ciclo de conferencias. «Fue el artífice de que hoy la Real Academia esté viva», subrayó Cosano, que también anunció la próxima celebración, en 1922, del centenario de la salida de la publicación señera de la academia, su boletín, un acontecimiento «excecional que debe tener el realce que merece, puesto que mantener cien años una revista para nosotros es un ejemplo de referencia de los que nos han precedido para legar a los que nos sucedan». Según Cosano, tan solo en 25 años de existencia, de 1922 a 1947, se publicaron los 57 primeros números del boletín, del que ahora se prepara su aniversario.

Fuente: https://www.diariocordoba.com/ – Carmen Lozano

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje