LA CULTURA SIDRERA Y EL DAKAR, PROTAGONSITAS DE LOS MOSCONES DE ORO • GRADO SE RINDIÓ ESTE AÑO AL PILOTO LOCAL JAVI RAÑECES Y A CELESTINO CORTINA EN REPRESENTACIÓN DE LA CULTURA SIDRERA ASTURIANA

EL CRONISTA OFICIAL DE GRADO, GUSTAVO ADOLFO FERNÁNDEZ, DIRIGIÓ EL ACTO DE ENTREGA DE LOS GALARDONES

/ PABLO LORENZANA

«Qué guapu ta todo», decía a su llegada a Grado la Consejera de Cultura, Política Lingüística y Turismo, Berta Piñán. Y es que hoy Grado brilla con un color especial. Los Moscones de Oro, galardón que en esta ocasión ha recaído sobre la Cultura Sidrera Asturiana representada por Celestino Cortina Villar en su categoría de nacional-internacional y el piloto ‘Javi Rañeces’ en modalidad local, ya están en manos de sus legítimos dueños. La insignia, el diploma y la escultura del representativo pintor moscón Favila, que tradicionalmente marterializan este reconocimiento fueron entregados en la céntrica capilla de los Dolores por la Asociación de Amigos de Grado ante una nutrida representación política y social asturiana.

Para la glosa dirigida a la Cultura Sidrera Asturiana, el doctor Luis Benito García –impulsor de la iniciativa que sirvió de base para la candidatura de la sidra como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y autor del expediente de BIC entre otras aportaciones al mundo del caldo autóctono– realizó una magistral disección de la cultura sidrera y su forma de influir en la sociedad y economía de la región. Destacó además la relevancia a nivel simbólico de la sidra, un producto que en Asturias ilustró, «se mueve entre la tradición y la innovación» y ha logrado adaptarse a lo largo de los años a las más diversas coyunturas, reafirmando su carácter competitivo frente a otros caldos. «Asturias y la sidra son un matrimonio indisoluble», afirmó Celestino Cortina durante su intervención, por lo que animó a «apretar el llagar entre todos para que pingue» y «poga por defecto sidra D.O. sobre la mesa».

Por su parte, el primer piloto asturiano en terminar el Dakar –el más duro del mundo– estuvo introducido por su prima, licenciada en derecho y escritora, Patricia José Álvarez, quien recordó la «niñez mágica» vivida junto a ‘Rañeces’ en los ochenta y reafirmó la «inquietud» que tan alto ha llevado al piloto en su carrera. «A ver que hace Alonso», retaba el propio Javier, que no quiso hablar en su discurso de motos «porque si no no acabo», bromeó.

También tomaron la palabra en el evento el alcalde moscón, José Luis Trabanco; la mencionada consejera, Berta Piñán; el cronista oficial de Grado, Gustavo Adolfo Fernández, quien dirigió el acto de entrega; el secretario de la Asociación Amigos de Grado, Elías Manuel Fernández Peláez, que leyó el acta en la que se relataba la elección de los premiados y el presidente de la Asociación, Claudio Menéndez de la Riera, que refllexionó sobre «qué alimenta el alma».

Fuente: https://www.elcomercio.es/ – MÓNICA RIVERO

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje