LAS COMIDAS DE FIESTA EN EL PUEBLO

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

No estoy seguro de lo que voy a contar, pero creo que es en el libro de Protasio González Solís, Memorias Asturianas, editado en 1890, donde se narra cómo un lunes en el mercado de Infiesto, un señor, al ver el precio de los garbanzos, le dice a su amigo: «Con esta escasez de cosecha en Castilla y el precio de los garbanzos, para los días de fiesta habrá que preparar fabada».

Las fiestas de los pueblos, en Asturias, tienen (mejor, tenían) una vertiente culinaria muy típica y común donde destacaban, repetidamente y según las posibilidades del momento, tres platos «de primero»; tres platos «de segundo» y tres postres muy característicos.

Dentro de los «primeros» sobresalían.

1.- El COCIDO DE GARBANZOS, con su sopa previa y su compango cárnico (costilla, jamón o lacón, gallina, chorizo, tocino o panceta).

2.- ARROZ CON PITU, también con su sopa previa de menudos y huevo duro picado en ella.

3.- FABADA con algún entremés previo y su compango de tocino, morcilla, chorizo y lacón.

En la elaboración de los «segundos platos», normalmente diseñados en función de los «primeros», destacaban:

1.- Algún PESCADO, normalmente merluza a la romana, frito o al horno. Esto era frecuente en pueblos de costa o cercanos a ella.

2.- POLLO GUISADO, de los de casa (claro está), acompañado de patatas fritas y pimientos rojos asados.

3.- CONEJO GUISADO, de corral (por supuesto) con su complemento de patatas fritas y pimientos asados.

Si «fallaban» estos, el sucedáneo era CARNE GUISADA o ASADA.

En el capítulo de postres, también eran tres las posibilidades de elección más frecuentes:

1.- ARROZ CON LECHE, siempre bien requermado en su superficie.

2.- BRAZO DE GITANO, bien empapado en almíbar aromatizado y decorado pomposamente con merengue y frutas confitadas o naturales.

3.- TARTA DE FIESTA, que, como el brazo de gitano, se basa en bizcocho, crema pastelera y frutas confitadas o naturales.

Bueno, Ya tenemos los platos más habituales, – ¿Y los invitados? ¿Quiénes eran los invitados?

Aparte de familiares muy directos estaban los «más allegados» aunque fueran familiares más lejanos, amigos muy íntimos y, ¡no se olviden!, algún MÚSICO de los de la banda u orquesta que tocaban en la procesión, en la verbena y en la romería.

Con esta invitación, distribuida entre el vecindario, la Comisión de Fiestas «ahorraba unas pesetillas» en sus gastos generales.

Yo, que soy de San Juan de Duz, siempre tuve LOS GARBANZOS, les FABES o el ARROZ en casa de mis parientes de La Poledura, Santaines o San Juan.

Así se hace la TARTA DE FIESTA:

Se elabora un bizcocho de forma cilindrica (es decir, redondo y de altura media).

Ya frío, se divide horizontalmente en dos mitades.

Se coloca una mitad, como base, en una fuente plana y grande; bañando el bizcocho con un almíbar aromatizado con vino blanco u oloroso (al gusto).

Sobre ella se extiende una capa de crema pastelera, preparada según costumbre.

Se cierra con la otra mitad del bizcocho, y se baña con almíbar.

Finalmente se decoran laterales y superficie con merengue complementado con almendra laminada y con frutas naturales o confitadas.

¡BUEN PROVECHO Y FELICES FIESTAS DE OTOÑO!

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje