MEMORIAS DEL CONCEJO DE PARRES 1835-1985 (Capítulo LXXIII)

POR FRANCISCO JOSÉ ROZADA MARTÍNEZ, CRONISTA OFICIAL DE PARRES-ARRIONDAS (ASTURIAS)

Jóvenes del Frente de Juventudes en Covadonga en 1940. La Delegación Nacional del Frente de Juventudes fue un organismo político-administrativo creado en España en 1940, como sección juvenil autónoma de Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista.

El Consejo Local de Enseñanza Primaria se constituyó en Arriondas el 10 de enero de 1938.

Era presidente del mismo el alcalde José González Díaz y formaban parte también el cura párroco Rafael Álvarez García, el médico Luis Miyares González, la madre de familia Delfina Hevia y el padre José Cayarga Miyares (tanto al médico como a los padres los elegía el alcalde directamente). Dos maestros formaban parte del citado Consejo, los cuales eran elegidos por sus compañeros, en este caso lo fueron Adela Acero Berdasco y Mariano Blázquez González.

Su primera decisión fue aceptar la comunicación de la Inspección de Primera Enseñanza en el sentido de que la tradicional vacación de la tarde de los jueves, pasase a la tarde de los sábados por ser mercado en Arriondas, cuestión que habían solicitado previamente.

En otra comunicación se pedía al Consejo que fuesen admitidos para impartir clase con carácter voluntario -y sin derecho a ninguna gratificación- las personas que poseyesen algún título con arreglo a las siguientes preferencias:

Maestros propietarios pendientes de rehabilitación; personas con título de maestro y personas con otros títulos académicos. Se hacía constar expresamente que las personas elegidas debían ser completamente afectas al Movimiento Nacional, todas ellas con la certificación y aval de la Falange Local.
Y así se inició un larguísimo capítulo de solicitantes para ejercer de maestros y maestras, algunos incluso nacidos fuera de España, como una joven de 21 años natural de Tampa y vecina de Toraño; solicitudes y depuraciones que continuaban tres años después.

En cada localidad en la que había escuela se elegían varios padres para que informasen sobre la conducta que habían tenido maestras y maestros en los años de la Segunda República.

Se conservan estos informes con todos los detalles y con las firmas de los citados padres y otros vecinos y -en base a sus testificaciones- se tomaban decisiones que en algunos casos cambiaron el rumbo profesional y la vida de no pocos enseñantes.

El capítulo de denuncias y alegaciones de depuración alcanza en algunos casos la calificación de ´terrible´, porque cuando la maldad humana se pone en marcha no encuentra límites para la ignominia y -en no pocos casos- para la venganza personal.

1932: Alumnos de las Escuelas Graduadas de Arriondas con el maestro y director de las mismas Hilario García Conde, fotografiados sobre uno de los espigones de protección de las avenidas de los ríos Sella y Piloña próximo al parque de La Llera con el puente viejo como telón de fondo, puente que sería destruido en septiembre de 1937.

Voy a poner el ejemplo de las alegaciones que hacía un padre (y concejal) contra el que era maestro y director de las escuelas graduadas de Arriondas Hilario García Conde, a quien se le había aprobado desde la Sección Administrativa de Oviedo su nueva toma de posesión como maestro en Arriondas.

No concebía este miembro del Consejo Local que se resolviese el expediente del citado maestro con tanta rapidez sin el informe del alcalde ni de la Falange Local, puesto que -afirmaba- él conocía bien los antecedentes del citado “individuo”, pidiendo que -al menos- lo trasladasen a otro lugar, solicitando a la comisión depuradora la suspensión de empleo y sueldo.

Alegaba el citado padre que el día primero de mayo de 1936 el citado director de las Graduadas se había presentado en la cabeza de la manifestación -presidiéndola- con otros tres compañeros, representado a la Asociación de Trabajadores de la Enseñanza de Asturias (ATEA); alegaba en contra del mismo que enseñaba siempre (cito textualmente a partir de aquí) “de manera tendenciosa y sectaria procurando presentar a los ojos de los niños la Religión de manera ridícula e inculcando a ellos el odio a todo lo que no fuese marxismo y anti-Patria; que cuando las elecciones de compromisarios, acompañado de A. y otros personajillos marxistas, se presentó en el colegio y falsificó las actas, no computando ningún voto para las derechas; que en la escuela ponía problemas a los niños para averiguar cuántos curas y frailes podrían colgarse de los postes telegráficos desde aquí a Cabrales; habiendo la creencia muy fundada de que fue uno de los fundadores de la ATEA, y que quitó el crucifijo de la escuela seis meses antes de haberlo dispuesto oficialmente el Director General de Instrucción Pública, y esto hacía el que era Director de las Graduadas de Arriondas”.

Una de las vocales del Consejo de Arriondas añadía que su hijo llegaba a casa quejándose de los malos tratos recibidos en la escuela “por ser de derechas”.

Enterado el citado maestro de las “incompatibilidades entre varios padres de familia y el que suscribe” propuso que la ´superioridad´ le trasladase provisionalmente a otra escuela, a cuyo efecto -añadió- no creía que perdería nada la enseñanza.

Así encontramos también datos procedentes de las causas instruidas por los tribunales militares franquistas a partir de octubre de 1937 en Gijón, donde aparece -entre decenas de maestros- la natural y vecina de Arriondas Nieves Cuesta Blanco, condenada a 12 años, hija de José y Balbina, de 44 años, casada, maestra nacional en el barrio de Pumarín, Gijón; presidenta del Centro Cultural de las Juventudes Femeninas Antifascistas; trabajaba en un taller de confección de ropa para milicianos.

En el año 1938 el Servicio Nacional de Emigración -a través del Delegado Provincial de Trabajo en Oviedo- concedió a Parres una Oficina de Colocación con 9.500 pts. de subvención para su puesta en funcionamiento (5.000 pts. para su Jefe de Oficina y 3.500 para un agente).

El Ayuntamiento debería contribuir con un 8,97% para la misma, pero alegó carecer de medios, puesto que con la guerra había perdido un 25% de ingresos y contaba con algo más de 8.000 habitantes, pero al no haber industria -alegaron- sería suficiente con un registro de colocación como el que ya tenían.

Las actas de los plenos municipales desde 1939 hasta 1942 -bajo el alcalde José Aquilino Pando- no se conservan en el archivo, pero sí las de las sesiones permanentes, que en multitud de ocasiones dejaron datos que -después- no se reflejaron en los plenos.

Todas las actas y documentos se inician o concluyen con expresiones como: “II Año Triunfal”, “¡Arriba España!”, “¡Viva Franco!”,”¡Viva España!”,”¡Saludo a Franco”, “Por Dios, España y su Revolución Nacional Sindicalista” y similares.

Fue en diciembre de 1939 cuando Ramón Hevia Miyares solicitó la apertura de una farmacia en la villa y la acompañó de la certificación académica del depósito para la expedición del título profesional, del plano geométrico del local donde iba a establecerse, de una relación de los aparatos, instrumentos y enseres de los que disponía, así como del catálogo de medicamentos ´simples y compuestos´.

La Corporación le autorizó a abrir dicha farmacia previa petición de alta en la Matrícula de Industrias y con el permiso que debía concederle el Subdelegado de Farmacia del Partido Judicial.

En ese momento aún era también farmacéutico titular Faustino Sánchez.

Centenares de veces fueron solicitadas las plazas de ´pesadores temporeros´ en cada uno de los pueblos del concejo, especialmente en los fielatos.

Por ejemplo, Melchor González Palomo (de Llerandi) solicitaba la plaza de pesador en Soto de las Dueñas (todavía su topónimo era ése), y hacía constar que había sido excombatiente del reemplazo de 1935, que había estado treinta y seis meses en el ´Frente´, dos veces herido, había recibido dos medallas de ´sufrimientos´ por la Patria, dos cruces de guerra vitalicias, dos medallas de campaña y otras dos cruces rojas.

De modo que le propusieron para ese trabajo temporal cuando el administrador de arbitrios estimase conveniente cubrir esa plaza.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje