SANTIAGO MATAMOROS Y SANTIAGO PEREGRINO, DOS OBRAS INÉDITAS EN COLECCIÓN PARTICULAR CACEREÑA

POR JOSÉ ANTONIO RAMOS RUBIO, CRONISTA OFICIAL DE TRUJILLO (CÁCERES)

SANTIAGO MATAMOROS
SIGLO XVII
COLECCIÓN PARTICULAR CACEREÑA
(procedente de tierras leonesas)
MEDIDAS: 79 x 30, 80 CMS DE ALTURA

En colección particular de Cáceres hemos localizado una escultura que representa a Santiago Matamoros. Estamos ante una representación de Jacob, llamado Santiago el Mayor o Santiago el de Zebedeo. Se trata de una escultura ecuestre que representa una iconografía muy difundida por la cruzada de la Reconquista y, concretamente la Orden santiaguista y transmite, una leyenda religiosa. Santiago está representado montado a caballo con un arma (espada, que ha desaparecido) en la mano diestra y con la izquierda toma las riendas de la cabalgadura, en la batalla del Clavijo, derrotando a los musulmanes cuyas cabezas decapitadas se sitúan debajo del caballo, tal y como lo había visto en sueños el rey Ramiro I y se convierte Santiago en protagonista iconográfico. Esta venerable leyenda convirtió al apóstol en un símbolo de la reconquista contra el Islam surgiendo así la imagen de Santiago Matamoros, que se prolongó a lo largo de la historia y en representaciones artísticas donde aparece la figura guerrera de Santiago, teniendo en cuenta que en los primeros años del siglo XVII el tema del patronato y de la protección hispana del Apóstol estaba en el candelero. La actitud es muy estereotipada y arranca de tiempos remotos en que se fijó la representación bélica por excelencia de Santiago Matamoros como “miles Christi”, rememorando la aparición al rey Ramiro I y su participación en la citada legendaria batalla del Clavijo.

Estamos ante una talla bien conseguida, se conserva bastante bien la policromía. Aparece el santo tocado con sombrero de peregrino de ala ancha doblada y decorado con vieira o concha de peregrino, símbolo por excelencia del caminante; se cubre con capa estofada con motivos vegetales, que da la sensación de estar movida por el viento. La figura de Santiago se dispone con un ligero contraposto entre la cabeza y el cuerpo inclinado hacia la derecha y las piernas hacia atrás marcando la dirección contraria ligeramente flexionada. El cabello cae sobre los hombros en mechones densos que tienen su continuación en la barba. La mirada de expresión anhelante, refleja el estupor de una figura al asalto así como la cabeza del caballo, este es el detalle más interesante y hábil de toda la escultura, con el que el autor consigue aportar vida y personalidad a las dos figuras representadas. El anónimo escultor resuelve así con solvencia el tema, sin grandes alardes técnicos pero con gran eficencia. La policromía es un estofado barroco con carnaciones mates en la que algunas lagunas dejan a la vista la policromía original bien conservada. En conjunto es una obra elegante que responde a un modelo muy extendido en los talleres escultóricos de la mitad norte de la Península a lo largo del siglo XVII.

ESCULTURA RELICARIO DE SANTIAGO EN PLATA

Busto de Santiago
Material: Plata en su color
Procedencia: Sudamerica
Se encuentra actualmente en colección particular cacereña
Obra del siglo XIX
Altura: 53 cms.
No aparece marca del artífice ni burilada para el ensaye de la plata.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje