ENTRE SAN ALBERTO MAGNO Y LOS PIMIENTOS RELLENOS

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

Hoy, 15 de noviembre, los Albertos y los Químicos estamos de fiesta. Aquellos, porque es su santo; nosotros, porque San Alberto Magno es nuestro patrono.

Fue San Alberto un sacerdote dominico, y luego Obispo, nacido en Alemania en 1206 y fallecido también en esa nación en 1280. Hombre de gran fe y espíritu de humildad y de servicio, fue filósofo, teólogo, alquimista, naturalista, geógrafo… Quizá el hombre más sabio de su tiempo. Beatificado en 1622 por el Papa Gregorio XI, fue canonizado y proclamado Doctor de la Iglesia por el Papa Pío XI en 1931.

Uno de sus discípulos más famosos fue Santo Tomás de Aquino.

El otro -así lo decía yo a mis alumnos – «soy yo».

Pido perdón por esta idiotez.

Noviembre. Mes de potes de castañas, de nabos, de rabizas, de berzas, de rezos de ánimas y de PIMIENTOS RELLENOS, que también son plato exquisito y «furniente» para festejar a San Alberto.

Dícese que los primeros pimientos y sus semillas vinieron de América cuando el retorno a nuestro país del segundo viaje de Colón.

Pronto debió aclimatarse esta planta en España, sobre todo la variedad «picante», pues diversos escritores del Siglo de Oro como Cervantes, Quevedo o Lope de Vega ya lo citan en sus obras como acompañamiento de guisados de carne y de bacalao.

Más aún; no faltan autores que, como Góngora, ven en el pimiento, un cierto simbolismo erótico:

«…Lo que más gusto le daba
de la hortaliza del huerto
era, según imagino,
un colorado pimiento;
planta que su malogrado
tuvo en el mayor aprecio…»

Debían ser las lamentaciones de una viuda joven.

¿Cuándo llegan los pìmientos a Asturias?

Probablemente a finales del siglo XVI o a comienzos del XVII.- Su aclimatación a nuestro suelo y su cultivo debió ser abundoso, pues así los confirma don Bruno Fernández Cepeda en su «Riqueza Asturiana» en los inicios del siglo XIX :
«… Nin falta el melón tampocu,
el pepín, la calabaza,
el pimientu cebollón
y el que como fueu abrasa».

Y si Dionisio Pérez «Post Thebussem» en su Guía del Buen Comer Español (1927) nos da referencia de un cocinero avilesino, Francisco Díaz, que rellenaba pimientos con manos de cerdo, nosotros vamos a recordar, aquí y ahora, la fórmula de unos pimientos rellenos de carne «al uso de Blimea», localidad donde le hacen festival a este guiso.

Corten 500 g de aguja de ternera en trozos mediano-pequeños y guísenlos según costumbre con cebolla, vino blanco, ajo, sal, aceite y un poco de pimentón.

Elijan cuatro pimientos mediano-grandes, gruesos y carnosos, verdes o rojos según gustos, lávenlos y eliminen las semillas. Rellenen con la carne guisada y trozos de huevo cocido.

Ya rellenos, colóquenlos tumbados en una fuente de horno, bañen con la salsa del guisado de carne y un poco de caldo de ave y asen en horno a 180º C hasta que estén a punto.

Sírvanlos con un acompañamiento de patatas fritas y complementen con un buen vino tinto D.O. Cangas del Narcea.

¡Feliz San Alberto Magno! Yo lo celebraré en Noreña con mis colegas de la Cofradía «GASTRÓNOMOS DE LKA AMISTAD».

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje