YA ERA HORA

POR ANTONIO ILLANES VELASCO, CRONISTA DE PUENTE GENIL (CÓRDOBA)

Parte del retablo de la iglesia de la Asunción del Convento de San Francisco de Puente Genil. / J. M. CABEZAS

Se ha venido hablando de este cuadro en Puente Genil en diferentes ocasiones pero nunca se acometía su restauración, por otra parte tan necesaria. Se trata de una imagen pictórica que representa a la Inmaculada Concepción, es la mejor pintura del patrimonio religioso que se encuentra en Puente Genil. La pintura en cuestión parece ser, así lo han manifestado los entendidos que data de hacia 1610 y según se cree fue un regalo del fundador del Convento Don Francisco Gil de Melgar, canónigo doctoral de la Santa Iglesia Metropolitana de Sevilla y persona muy relevante en la Cultura Sevillana del momento. En su testamento dejo los fondos necesarios para acometer tal proyecto. La pintura en cuestión debió de servir de altar durante las primeras décadas de la fundación, dado su gran tamaño. No voy a entrar en otras cuestiones artísticas de los bienes muebles de esta Iglesia que por otra parte son muy abundantes, solo decir que por la calidad de estos, hace unos años fue nombrada por la Junta de Andalucía, edificio B.I.C., Bien de Interés Cultural.

Este Templo ha tenido, diferentes denominaciones a lo largo del tiempo, su nombre oficial es el de Ex Convento de San Francisco de la Asunción, de ahí que se pensara que fuera una Asunción, nada más lejos de la realidad, ya que la Virgen esta sobre la media luna, tal y como la representan pintores y escultores. También se llamó este Convento de los Ángeles, de los Alcantarinos, por una Imagen de San Pedro Alcántara que se encuentra en su interior. A partir de 1.883 se la empezó a denominar la Iglesia del Hospital, por hacerse cargo del Convento para dedicarlo a Hospital Municipal la Congregación de las Madres Mercedarias, hasta su marcha hacia 1987, a partir de entonces retomo su primitivo nombre, que es por el que conocen este edificio.

La pintura posee un bello marco barroco con cartela alusiva a los donantes del mismo del año 1748, que también va a ser restaurado. Iniciativas como esta son de agradecer, ya que la Empresa que costea su restauración tiene su sede en Córdoba. La pintura va a ser restaurada por un profesional titulado de la Academia de Bellas Artes de Sevilla, gran profesional de la restauración, por sus manos han pasado infinidad de obras de arte con óptimo resultado y de plena confianza, la obra en cuestión llego a su taller hace pocos días.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje