BAÑOS EXPLICA EL PÓSITO EN MURCIA, UN EDIFICIO CON VARIADOS USOS

EL DIRECTOR DEL MUSEO DE LOS BAÑOS Y CRONISTA OFICIAL DE ALHAMA DE MURCIA HA OFRECIDO ESTE JUEVES EN LA FUNDACIÓN CAJAMURCIA UNA CHARLA SOBRE LA CASA DEL PÓSITO, DENTRO DEL CICLO DE CONFERENCIAS EDIFICIOS SINGULARES DE LA REGIÓN

Cuando se decidió su construcción tenía entre sus funciones proteger del gorgojo la cosecha de trigo. Además, aseguraba un constante abastecimiento de cereal a la población. Y se encargaba del reparto del grano y de su suministro para la siembra. Su función principal era regular el comercio de cereales.

Con esos fines se levantó en el siglo XVIII la Casa del Pósito, y fue muy importante para que no le faltara el pan a la población. De su buen funcionamiento dependían las cosechas ya que, entre otras misiones, aseguraba la continuidad de la producción facilitando el grano para la siembra.

En definitiva, el Pósito era un destacado centro de la vida económica en el municipio puesto que, en buena medida, desde este edificio se administraba el sector agrícola, vital para la sociedad de hace tres siglos.

Sobre todo ello ha hablado este jueves el cronista oficial José Baños en la Fundación Cajamurcia, dentro del ciclo Edificios Singulares de la Región de Murcia, que se inició el pasado 12 de noviembre. El mausoleo paleocristiano del Casón de Jumilla inauguró las charlas, que finalizarán el 28 de noviembre con el Antiguo Concejo de Jumilla.

Ayer fue el turno de la Casa del Pósito, un edificio levantado para realizar funciones relacionadas con la agricultura y que ha acabado sirviendo para casi todo cuando he hecho falta un espacio en Alhama de Murcia para cubrir alguna necesidad. El Pósito, tras dejar el fin para el que había sido construido, ha sido teatro, escuela, sede de Cruz Roja…

Así lo explicó José Baños, director del Museo de los Baños de Alhama y cronista oficial. Empezó explicando diversos aspectos relacionados con la orografía del municipio. Y señaló algunos monumentos y joyas del patrimonio histórico alhameño como el yacimiento de las Paleras y el Castillo.

Antes de centrarse en El Pósito, Baños se refirió a la Casa de la Tercia, un edificio de similares características y con idéntica función inicial pero al servicio del Marquesado de los Vélez.

El cronista se refirió a diversos aspectos relacionados con el diseño de El Pósito, característicos de este tipo de edificios y de la arquitectura del momento. Explicó que el inmueble había sido restaurado en 2006 después de haber sido utilizado para diversos fines, lo que conllevó multitud de reformas, añadidos o modificaciones del diseño original, que finalmente ha podido ser recuperado en gran medida. Se trata de un edificio de planta rectangular y dos alturas, construido con ladrillo y mampostería. La planta baja está cubierta con bóvedas de crucería y en la planta superior hay diversos pilares sobre los que se apoya el tejado a dos aguas.

El Pósito se utiliza hoy como sala de exposiciones, pero en el pasado centró gran parte de la actividad de Alhama de Murcia, tanto en su función original de depósito de cereal, como en sus usos como teatro, escuela o sede de la Cruz Roja, entre las diversas utilidades que se le ha dado.

De todo ello habló ayer José Baños en la Fundación Cajamurcia a quienes asistieron a su charla, entre los que se encontraban la edil de Cultura, Maria José López, el artista local Francisco Almagro y diversos técnicos municipales que participaron en los trabajos de restauración del Pósito.

Fuente: https://sietediasalhama.com/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje